La pila de combustible, a tres bandas

Ahorrar combustible y emisiones contaminantes es el objetivo de estos experimentos, futuro de la automoción

Las firmas automovilística BMW y Renault y la empresa dedicada a la fabricación y distribución de componentes para el automóvil, Delphi, han unidos sus fuerzas en un proyecto. Se trata de la pila de combustible. Un transformador de óxido sólido para la generación de energía eléctrica en coches y camiones.
Este acuerdo fue firmado en París a comienzos de este mismo mes y ahora se ha hecho público. Las casas automovilísticas aportarán al proyecto equipos eléctricos y electrónicos que permitirán el funcionamiento de los sistemas con el motor parado y que incidirán en la reducción de las emisiones del motor de combustión interna.
El objetivo de la pila es suministrar más energía al vehículo con el fin de reforzar sus sistemas eléctricos. Esta pila de combustible permite producir energía mientras el motor se encuentra parado, en un atasco, por ejemplo, y usar la calefacción ahorrando carburante y reduciendo emisiones contaminantes, con lo que también el medio ambiente se beneficia. <br< Con la cooperación entre las tres prestigiosas firmas se aumenta la viabilidad económica del proyecto y con ello su rápido desarrollo. De momento, el pacto tiene vigencia de cinco años, ampliables si llegado el momento fuera necesario.