La "patrulla verde" sorprende a los talleres madrileños

Un bidón de cinco litros de aceite puede contaminar más de cinco millones de litros de agua. No es extraño que la Policía Municipal haya puesto en marcha una "patrulla verde". En sus últimas incursiones, este especial cuerpo se ha llevado muchas sorpresas.

La "patrulla verde" sorprende a los talleres madrileños
La "patrulla verde" sorprende a los talleres madrileños

El Ayuntamiento de Madrid acaba de cambiar su Ordenanza sobre Medio Ambiente, un texto que llevaba sin sufrir una modificación desde 1985. Los cambios son significativos, ya que los coches se perciben como "bombas medioambientales". Por eso, la Unidad de Protección de Medio Ambiente de la Policía Municipal, a la que ya se conoce como "patrulla verde", ha fijado su atención en los más de 3.000 talleres que funcionan en la Comunidad de Madrid. Ya ha inspeccionado un tercio de los mismos y, según sus datos, ha detectado en el último año 253 irregularidades. Incluso hay 30 talleres que funcionan sin ninguna licencia y 75 que carecen de autorización para gestionar residuos peligrosos. Según la "patrulla verde", 96 centros almacenaban los residuos peligrosos más de seis meses (el tiempo máximo permitido), 32 trataban estos residuos como urbanos y una veintena ni siquiera los etiquetaba correctamente. Los talleres argumentan que la gestión de residuos peligrosos es muy costosa (por ejemplo, tratar correctamente un bidón puede costarles unos 50 euros). Por eso, desde la patronal de los talleres madrileños, Asetra, se ha abogado muchas veces para que se compartan dichos gastos. En Asetra defienden que "quien contamina paga", en una clara advertencia a los fabricantes y a los consumidores.