La Opep recortará su producción de petróleo esta semana

Justo cuando el fantasma de la carestía del combustible parecía alejado, la Opep, el cártel de los países productores, ha decidido invocarlo de nuevo. El miércoles tendrá lugar en Viena una reunión en la que se decidirá, casi con seguridad, un recorte de las extracciones cercano a los dos millones de barriles diarios.

La Opep recortará su producción de petróleo esta semana
La Opep recortará su producción de petróleo esta semana

La frenética actividad diplomática de Estados Unidos, dulcificada por fuentes oficiales, pero denunciada por los países productores de petróleo, no impedirá el recorte en la producción.
El día 20 de enero, Alí Rodríguez, ministro del petróleo de Venezuela, asumirá la secretaría general de la Opep, el mando ejecutivo. En su política de mano dura, Venezuela quiere tomar las riendas del flujo petrolífero e iniciar su mandato con un puñetazo en la mesa. Los precios ya no estarán más al albur del mercado, sino bajo estricto control de la Opep.
Para lograr esto, qué mejor que forzar una subida para empezar el año con ganancias y cierto miedo en el ambiente. "El truco del recorte de producción", ironizan los expertos de Middle East Economy Survey, una de las publicaciones mejor informadas en el complejo mundo del petróleo.
Quieren decir que la Opep, con toda seguridad, recortará su producción. El monto del recorte estará condicionado por el tira y afloja habitual entre los países aliados de Estados Unidos y los que se oponen, más o menos abiertamente, al poderío del gigante occidental. Los más beligerantes -Irak, Irán y Venezuela- piden un retroceso de dos millones de barriles diarios. Los amigos de Estados Unidos -Arabia Saudí y Kuwait- quieren que no se reduzca más de 1,5 millones diarios.
En realidad, medio millón arriba o abajo no va a ninguna parte. El mercado tiene actualmente un fuerte excedente de petróleo, con lo que esta decisión no va a afectar a las operaciones diarias. Sin embargo, sí va a alterar seriamente las bolsas internacionales, principalmente las de Londres y Nueva York. Allí se juega con valores futuros y precios a dos meses vista. Los operadores se van a poner muy nerviosos cuando se confirme el recorte, pues augura una posible escasez de crudo a medio plazo. Resultado: subirán los precios. De hecho, llevan subiendo levemente durante las dos últimas semanas y el viernes pasado cerraron al alza, con el barril a casi 30 dólares otra vez.
Una cosa es segura. Esta decisión provocará la consabida reacción en cadena que hará subir de nuevo las tarifas de los surtidores.
Estados Unidos y Europa han advertido a la Opep de lo perjudicial que resultará este recorte. "Compartimos todos la misma meta: la estabilidad de los precios", asegura Loyola de Palacio, comisaria europea de Energía.
Pero la Opep no quiere saber nada de presiones. Primero hizo bajar los precios de la altura de 35 dólares en que se habían instalado a principios de diciembre. Amenazó a los operadores occidentales con crear un mercado paralelo si no abandonaban sus prácticas especulativas. Cuando los índices se derrumbaron, puso en circulación rumores de recortes en las extracciones, con lo que la caída se suavizó. Ahora, con el barril Opep, el único que le importa, rozando otra vez los 25 dólares, busca el empujón final. Cuando aprueben la reducción, su "bolsa de precios" se situará sobre los 25 o 26 dólares, el precio idóneo, según sus expertos. Después, volverán a confiar en su

Untitled Document

mecanismo de control para mantener el barril en ese orden que va de los 25 a los 28 dólares. "Un precio justo", ha sentenciado Hugo Chávez, presidente de Venezuela.
Los mejores vídeos