La Opep decidirá su futuro el día 28 de diciembre

El próximo día 28 de diciembre marcará el futuro inmediato de la Opep y de los precios del petróleo en todo el mundo. Si no consigue un acuerdo con los países productores ajenos al cártel, la Opep se reunirá en El Cairo para decidir su política a corto plazo. Hay dos opciones: recorte de extracciones y guerra de precios.

Los países de la

Untitled Document

Opep</font color="#0033CC"> , que todavía controlan casi el 40 por ciento del mercado mundial de petróleo, están un poco hartos de esperar. Han pedido a los estados petroleros no pertenecientes a la organización que secunden su rebaja de la producción para forzar una subida en los precios.

En los últimos tres meses, la cotización del crudo se ha desplomado hasta niveles similares a los de 1999. En estos momentos se ha recuperado un poco, pero todavía anda por los 18 dólares por barril, muy por debajo de lo deseado por los productores.

La Opep pidió a Rusia, México y Noruega, entre otros productores, que secundasen con 500.000 barriles diarios el recorte de 1,5 millones que prepara el cártel. La idea es sacar 2 millones de barriles del mercado para que suban los precios.

Hasta ahora, han logrado acuerdos con los petroleros no alineados para recortar un máximo de 475.000 barriles diarios. Sin embargo, no es suficiente. Por si fuera poco, la Agencia Internacional de la Energía ha denunciado que estos países han aprovechado la menor oferta de la Opep durante noviembre para ganar cuota de mercado y aumentar su producción conjunta, con lo que se anula prácticamente el recorte pactado.

Para naciones como Rusia, el momento es muy favorable. Los rusos quieren vender más a cualquier precio, porque así sanean su balanza comercial y, de paso, ganan mercado. Es su forma de hacerse fuertes frente a la Opep y reivindicar su lugar de protagonistas en el mundo del petróleo.

Así las cosas, parece complicado que se llegue a un acuerdo antes del día 28. De ser así, la reunión de ese día en El Cairo promete mucho.

Escenarios peligrosos
La Opep se plantea dos escenarios posibles tras dicho encuentro. Puede decidir un recorte unilateralmente y forzar una subida del precio que no será suficiente para colmar sus aspiraciones. Lo más probable es que sólo le sirva para perder mercado y clientes, que se irán a comprar a Rusia, por ejemplo.

Pero puede ser peor. Puede ser que la Opep decida no recortar y seguir el juego de los no alineados. Abriría así una guerra de precios que podría llevar el precio del barril a límites insospechados. Se habla incluso de 10 dólares por barril.

Si esto sucede, la estrategia es clara: eliminar al rival. Sólo los poderosos productores del cártel pueden aguantar vendiendo a ese precio. Además, entre los miembros existe un pacto de solidaridad para apoyarse mutuamente y superar estos baches.

Por poner un ejemplo: Arabia Saudí gasta tres dólares para extraer un barril de petróleo. Si lo vende a 10, todavía gana dinero. Países como Brasil, Rusia y Noruega extraen a precios mucho más altos, con lo que no podrían competir.
La batalla empieza el día de los Santos Inocentes.