La ONU avisa sobre la necesidad de reducir emisiones

Un estudio de la ONU llama la atención sobre la necesidad de una correcta aplicación de los últimos avances tecnológicos para reducir las emisiones causantes del efecto invernadero.

Expertos en cambio climático y representantes de 100 gobiernos hicieron ayer público un informe sobre las medidas que pueden tomarse para reducir las emisiones de gases contaminantes.
Uno de los tres grupos de trabajo del Panel Intergubernamental para el Cambio Climático de la ONU ha llegado a la conclusión de que un uso generalizado de la tecnología actual disponible permitiría una reducción importante del actual nivel de emisiones que producen el efecto invernadero.
Los expertos reconocen que, desde 1995, el desarrollo de tecnologías que permiten reducir las emisiones ha sido más rápido de lo previsto. Entre estos avances se cuentan los motores y turbinas de baja emisión, las técnicas para reducir los contaminantes atmosféricos de algunas industrias metalúrgicas y químicas, además de la demostración de que el subsuelo es capaz de almacenar grandes cantidades de CO2.
Uno de los pilares del informe dado a conocer ayer en Accra (Ghana) es la sustitución del carbón, el petróleo y sus derivados por otras fuentes energéticas más limpias, como la energía solar y la eólica. Sin embargo, existen cientos de técnicas capaces de ahorrar hasta la mitad de las emisiones y el consumo en los puntos finales de suministro, es decir, edificios, medios de transporte y plantas de manufactura.
Según el citado informe, la mitad de estas prácticas no sólo eliminan emisiones, sino que encima permiten un importante ahorro de dinero. Por ello, un portavoz de la ONU destacó la importancia de incentivar a las empresas para que adopten esas tecnologías.
El informe prevé que los combustibles fósiles seguirán dominando el suministro de energía al menos hasta 2020. Sin embargo, a pesar de ser relativamente baratos y abundantes, se irán sustituyendo parcialmente por el gas natural. Residuos agrícolas y ganaderos, la energía eólica e hidráulica serán algunos de los sectores energéticos que más crezcan, mientras que los sectores industriales más perjudicados serán el carbón, la energía y el gas.

Los mejores vídeos