La nieve vuelve a sorprender a los conductores

Carreteras cortadas, kilómetros de retenciones, conductores evacuados… Éste es el panorama que se vivió ayer en Granada y que se ha repetido en muchos puntos de nuestro país. Ante esta situación, la Dirección General de Tráfico ha insistido en la necesidad de aplazar los viajes: hoy el temporal mostrará su peor cara.

Peligro al volante: nieve y hielo en las carreteras
Peligro al volante: nieve y hielo en las carreteras

La nieve y el hielo cubren buena parte de las carreteras españolas y la situación seguirá así hasta mañana, como mínimo. La cuarta ola de frío que ha azotado España este invierno mostrará hoy su cara más severa, con temperaturas de hasta 20 grados bajo cero en algunos puntos del Pirineo y fuertes heladas en el interior del país.La cota de nieve ha bajado hasta los 500 metros, por lo que hoy podrían reproducirse situaciones como las que se vivieron ayer en Granada y Barcelona. La provincia andaluza tuvo que habilitar refugios en las cercanías de la localidad de Guadix, con el fin de acoger a las 500 personas que se quedaron atrapadas por la nieve en la carretera A-92. En las operaciones de evacuación participaron 3 ambulancias, 5 vehículos de transporte y 30 voluntarios de la Cruz roja, además de varios miembros de Protección Civil, la Guardia Civil y la Policía Local de Guadix.La caída constante de nieve complicó el tráfico en toda la provincia, pues el desvío de vehículos hacia la costa, con el fin de evitar las inclemencias meteorológicas, provocó importantes retenciones.La misma situación se vivió en Barcelona, donde los embotellamientos comenzaron a primera hora de la mañana. Hubo cortes debidos al hielo en la AP-7 y en la AP-2, retenciones en la autovía de Castelldefells y restricciones al tráfico en la zona de Montjuïc y la Collserola. El peaje de los túneles de Vallvidrera levantó sus barreras para permitir el paso gratuito de todos los coches, pero esta solución no evitó los embotellamientos en la zona.Varias rutas de transporte escolar fueron canceladas, así como algunas líneas de autobús que comunicaban con los barrios altos de la Ciudad Condal.A estas horas, según informa el Ministerio del Interior, 25 puertos permanecen cerrados, aunque sólo dos de ellos pertenecen a la red principal: San Glorio (N-621, en su vertiente leonesa) y La Carrasqueña (N-340, en Alicante). Además, el uso de cadenas es necesario en otros 31 pasos de Asturias, Cantabria, Granada, Burgos, Andalucía o Palencia. También hay 190 tramos de vía afectados por la nieve o el hielo en la calzada. Este problema se manifiesta especialmente en carreteras de Alicante, Almería, Burgos, Córdoba, Ciudad Real, Granada, Jaén, Lleida, Málaga, Murcia y Valencia. Las autoridades exigen el uso de cadenas en varios puntos, donde se ha restringido temporalmente el paso de camiones.La Dirección General de Tráfico ha insistido en las recomendaciones realizadas durante las anteriores olas de frío que han azotado nuestro país: los viajes deben aplazarse hasta que mejoren las condiciones meteorológicas.Aunque el Ministerio del Interior puso en marcha un dispositivo especial el pasado viernes, existe un alto riesgo de que los vehículos queden inmovilizados en las carreteras.Si es imprescindible viajar, la DGT recomienda a los automovilistas que se informen sobre el estado de las rutas que van a transitar. También ha pedido a los conductores profesionales que extremen las precauciones en sus desplazamientos.Una de las situaciones más peligrosas y difíciles de resolver en la conducción se produce cuando nos encontramos con una placa de hielo sobre la carretera. Son muy difíciles de detectar, pues nos acechan de forma repentina a la salida de una curva o tras un cambio de rasante, habitualmente en zonas sombrías y no siempre en zonas de montaña. Las heladas suelen producirse a última hora de la noche y a primera hora de la mañana.

Es importante tomar precauciones en esta época del año ante estas situaciones tan peligrosas. Actualmente muchos de los modelos de coches de gama media disponen de avisadores de temperatura inferior a los dos grados positivos para alertarnos del peligro de posibles placas de hielo en la carretera, pero esto no es suficiente, tenemos que estar preparados para una actuación inmediata en caso de encontrarnos con el pavimento helado.

Lo primero que tenemos que hacer es reducir la velocidad y mantener una distancia de seguridad suplementaria con el vehículo que nos precede para disponer de más espacio en caso de apuro.

Como medida de precaución procuraremos no ceñirnos demasiado al interior de las curvas, pues es en estas zonas donde se suele situar una mayor concentración de hielo, ya que no hay rodadas de otros vehículos y suelen estar al resguardo del sol.

Si nos encontramos repentinamente con una placa de hielo tenemos que actuar con rapidez, pero con mucha serenidad. Lo más importante es no frenar bruscamente ni provocar violentos movimientos del volante, pues la notable diferencia de adherencia puede provocar un patinazo. Es importante marcar la trayectoria de forma muy suave y limpia, ayudando a salir de la curva abriendo ligeramente la trazada hacia el exterior, de forma natural.

Procuraremos llevar engranadas las marchas largas que permitan circular entre 1.500 y 2.500 rpm para que los movimientos se transmitan con la máxima suavidad.

Si necesitamos frenar, pisaremos con muchísima suavidad el pedal del freno. El ABS ayuda, pero no es un remedio infalible ante el hielo. Si en un vehículo equipado con este elemento detectamos que el pedal del freno tiembla al pisarlo, podemos apretar con firmeza, pues es señal de que está funcionando correctamente.

Si el coche sobrevira, es decir, la parte trasera trata de adelantarnos, deberemos girar el volante en sentido contrario. En una curva a derechas, lo más normal es que la parte trasera se vaya hacia el exterior de la curva, por lo que giraremos el volante hacia la izquierda hasta que el coche se coloque correctamente. Una vez hayamos recuperado la trayectoria, enderezaremos el volante y aceleraremos levemente para recuperar el control.

En caso de que subvire o se nos vaya de la parte delantera, es decir, el coche trate de seguir recto en las curvas, lo más sencillo es levantar el pie del acelerador y abrir un poco la dirección para facilitar la recuperación de adherencia. Una vez corregido, podemos volver a dar gas suavemente. Este organismo ha anunciado que, ante la presencia de nieve en la carretera, se debe circular dejando libre el carril izquierdo, con el fin de permitir el paso a las máquinas quitanieves. Asimismo, es preferible trasladarse por carreteras nacionales y en horas diurnas. Por su parte, José Antonio Alonso, ministro del Interior, ha rogado a los ciudadanos que atiendan las recomendaciones de Protección Civil. “Si se dice que no se circule porque las temperaturas van a bajar, por favor, no salgan a las carreteras", ha pedido a los conductores. El responsable del gabinete ha asegurado que el Estado “tiene en las vías todos los recursos de los que dispone".La DGT ha anunciado que los conductores deben mantener la distancia de seguridad y no adelantar (salvo a vehículos excepcionalmente lentos y cuando se disponga de una amplia visibilidad). También han de emplear correctamente el alumbrado y atender las indicaciones de la Guardia Civil.

Nieve, viento, lluvia, niebla... El invierno vuelve a golpear con toda su crudeza y la mayoría de los fenómenos meteorológicos asociados a él llegan nuevamente a las carreteras, complicando la circulación
¿Estás preparado para circular en invierno?
Si sales de viaje, no te pierdas nuestro especial.