La matriz alemana de Opel se sumerge en las pérdidas

Según la revista alemana "Capital", las cuentas de la matriz alemana de Opel para el presente año arrojan un balance desalentador. Opel AG se podría enfrentar a pérdidas de 38.268 millones de pesetas, cuando esperaba alcanzar un beneficio de 39.100 millones de pesetas.

La revista "Capital" ha tenido acceso a un informe interno del departamento financiero de Adam Opel AG en el que se calcula que las pérdidas operativas de la compañía ascienden a 230 millones de euros, unos 38.286 millones de pesetas.
Tras unas pérdidas cercanas a los 20.000 millones de pesetas en 1999, la compañía esperaba alcanzar un beneficio de 39.100 millones de pesetas durante el presente año, cifras que no se van a cumplir.
Esta situación es producto de las bajas ventas en el mercado alemán y la continua pérdida de cuota de mercado, que ha reducido la liquidez de la empresa de mil millones de marcos a principios de año a escasos cien millones en la actualidad.
El presidente de la junta directiva de Opel, Wolfgang Strinz, se curó en salud el miércoles e informó que no se llegarían a producir beneficios durante el presente año debido a la "inesperada mala coyuntura del mercado automovilístico en Alemania". Sin embargo, consideró prematuro adelantar ningún tipo de cifras hasta que no se acabe el cuarto trimestre del año.
Ante estos resultados, la prensa alemana ya adelanta una posible destitución del americano Robert Hendry en la cúpula de Opel. Carl-Peter Foster, anterior director de producción de BMW, es uno de los nombres que suena con más fuerza para sustituirle.