La M-30, en el centro de la lucha por la alcaldía de Madrid

La lucha por la alcaldía de la capital de España se promete cruenta y la M-30 parece haberse convertido en protagonista accidental de la misma.

La M-30, en el centro de la lucha por la alcaldía de Madrid
La M-30, en el centro de la lucha por la alcaldía de Madrid

Los dos principales contendientes, populares y socialistas, han tomado esta vía de circunvalación como base de su campaña en las áreas de infraestructuras y tráfico, aunque con diferentes puntos de vista. El candidato a la alcaldía por el Partido Popular, Alberto Ruiz-Gallardón, ha propuesto soterrar tramos de la autovía con el objetivo de aumentar la fluidez y disminuir el impacto acústico y medioambiental. Al mismo tiempo, y ahondando en este fin, pretende eliminar los semáforos existentes. Gallardón ha señalado que las 19 actuaciones que tiene previstas se realizarán sin que el ciudadano se vea afectado, ya que no se realizarán cortes de tráfico. Por su parte, la candidata socialista, Trinidad Jiménez, tiene una concepción diferente de lo que ha de ser la M-30. Para ella, esta vía ha de convertirse en tres grandes avenidas “amables con el ciudadano": Gran Vía de la Paz (tramo que une el nudo norte y el nudo sur en la vertiente este de la autovía), avenida del Agua (la parte este de la M-30 que discurre paralela al río Manzanares) y la avenida de la Ilustración. Jiménez no se cansó de criticar la actual M-30: “Es una vía proyectada en los años setenta, que ha perdido su función. Esta colapsada por el día y es peligrosa por las noches. Es un anillo de cemento que divide Madrid, aislando la periferia del centro y supone también una frontera económica".Ambos candidatos no han obviado, en estos primeros días de campaña, otros temas que afectan a la movilidad de los madrileños, y es que las promesas para acabar con los atascos son muy rentables electoralmente hablando. Trinidad Jiménez, en este asunto, ha apostado por diversas actuaciones, entre las que se encuentra la eliminación del paso elevado que se encuentra en el Puente de Vallecas. En su lugar proyecta una glorieta en superficie.Por su parte, Gallardón también quiere “acabar" con un paso elevado, en este caso el que va por encima de la glorieta de Cuatro Caminos y que se sustituirá por un túnel.