La Junta de Andalucía amenaza con despidos en Santana Motor

En las negociaciones de Santana Motor se apuesta fuerte. La Junta de Andalucía, propietaria de la factoría, ha lanzado una amenaza: si no se aceptan las prejubilaciones, 272 empleados serán despedidos.

El Ejecutivo que preside Manuel Chaves había calculado que 450 empleados mayores de 50 años aceptarían prejubilarse, pero la realidad es otra. En el sondeo que ha presentado el comité de empresa, se refleja que el número de prejubilaciones voluntarias es mucho menor.
Las negociaciones parecen no avanzar y la Junta de Andalucía ha decidido forzar un poco su marcha. Ayer, tras la reunión de la comisión negociadora celebrada en Carmona, el Gobierno andaluz ha avisado que, si no se acepta en breve estas prejubilaciones, "a 272 empleados se les abrirá un expediente de extinción de empleo".
Los sindicatos consideran que las condiciones de las prejubilaciones se han minimizado respecto a las que se ofrecían en 1998 y 1999. Así, el presidente del comité de empresa, Juan Salazar, afirma que, después del último encuentro, "no se ha producido ningún avance importante, pues la Junta sigue sin contemplar reivindicaciones como la fiscalidad o las condiciones de las prejubilaciones".
La única novedad que sale de esta reunión es que a partir de ahora los sindicatos hablarán con el Gobierno central para comprobar si son viables sus peticiones.
Por otro lado, Juan Salazar afirma que se ha acordado un adelanto de parte de las nóminas de enero, ya que "la empresa sigue admitiendo sus dificultades para ingresarlas enteras, debido al mal momento económico que atraviesa la factoría".