La inversión extranjera creó en España un 50% más de empleo en 2010, aunque los proyectos cayeron un 2%

La inversión extranjera creó durante 2010 un 50% más de empleo en España, a pesar de que el número de proyectos se redujera un 2%, según el estudio 'European Attractiveness Survey 2011' realizado por Ernst & Young.

Según el informe, España ocupa el quinto lugar en el 'Top 15' de atractivo inveresor extranjero en Europa y representa el 4% de las inversiones de Europa, con un total de 169 proyectos desarrollados durante el pasado año, que, además, fueron 'de suficiente envergadura' como para generar nuevos puestos de trabajo respecto al año anterior, y que se centraron en los sectores de servicios y software.

En cuanto al conjunto de países europeos, el estudio asegura que la inversión extranjera se ha recuperado en 2010, ya que se han realizado un total de 3.757 proyectos, un 14% más que en 2009, que han generado un 10% más de empleos, hasta los 137.000 nuevos puestos de trabajo.

Según el socio responsable para Europa, Oriente Medio, India y África de Ernst & Young, Mark Otty, 'después del descenso de inversiones registradas durante los últimos años como consecuencia de la recesión mundial, los inversores, liderados por Estados Unidos, están regresando con fuerza a Europa'.

En este sentido, ha señalado que el 'desafío ahora es mantener este impulso en un entorno cada vez más competitivo'.

Por sectores, el documento resalta las inversiones realizadas en el sector del automóvil, que se han 'duplicado' durante 2010, con un aumento del 106%, y más de 33.000 nuevos empleos.

Sin embargo, los ámbitos que tuvieron un buen comportamiento durante 2009, como la alimentación, los productos farmacéuticos, los minerales o las telecomunicaciones, han registrado un descenso en el último año.

En cuanto a las perspectivas para 2011, el estudio refleja una mejora de las inversiones, ya que se prevé que haya un 5% más de empresas que busquen invertir en Europa.

Para el responsable del estudio y socio de Ernst & Young, Mark Lhermite, 'en los próximos dos años los inversores creen que las tecnologías de la información y las tecnologías limpias serán las principales propulsoras del crecimiento europeo'.