La informática, de vital importancia para la reducción de accidentes

"Sólo se necesita una decisión política para mejorar la circulación". Así de tajante se ha mostrado Ricardo Chinarro, jefe del Área de Ensayos de Seguridad del INTA, en el transcurso de la mesa redonda "Avances en la Seguridad Activa y Pasiva de los Vehículos".

Luis Martínez ha hecho su disertación sobre cómo debería ser la comunicación perfecta entre las señales de tráfico y el automóvil. Para Martínez, debería haber una mayor interacción entre ambos elementos y cada vehículo debería recibir una información dedicada que tendría en cuenta las condiciones climáticas, de la vía y las propias del automóvil.

Para el jefe del Área de Ensayos de Seguridad del INTA (Instituto Nacional de Técnica Aero-Espacial), lo único que hace falta para lograr esa intercomunicación señales-automóvil, y con ello un aumento de la seguridad, es la informática. Según Martínez, como esa tecnología existe, únicamente es necesaria "una decisión política".

El técnico del INTA ha recalcado también la importancia de dotar a todos los automóviles de sensores que informen de cualquier defecto de los neumáticos y que avisen al conductor si éste entra en fase de adormecimiento.

Otro de los ponentes ha sido Manuel Luna, director de Homologaciones de Ford España, que ha ofrecido algunos datos significativos que pueden hacer descender la accidentalidad.

Así, ha indicado que se debe profundizar en la mejora de los sistemas de iluminación, ya que la falta de visibilidad provoca el 30 por ciento de los accidentes nocturnos y el 50 por ciento de los atropellos mortales. Luna ha recordado, además, la obligación por parte de los fabricantes de incluir luces diurnas en el 100 por ciento de sus vehículos para 2004.

Otro dato significativo indicado por Luna es que el 30 por ciento de los accidentes por salida de la carretera se producen cuando la temperatura del habitáculo excede los 30 ºC de temperatura, lo que hace casi obligatorio el uso del aire acondicionado.

La mesa redonda, que ha tenido lugar en la última jornada del curso "Evolución Tecnológica Previsible de los Vehículos Automóviles con el horizonte del Año 2020", se ha completado con la presencia de los investigadores del INSIA (Instituto Universitario de Investigación del Automóvil) Javier Páez, Luis Martínez y Andrés García.

Los dos primeros han disertado sobre los nuevos sistemas inteligentes de los vehículos (ABS, EBD, ESP, etc) y sobre la influencia de la biomecánica en el estudio de los accidentes de tráfico (dummies, crash tests, estudios matemáticos). Por su parte, García ha basado su ponencia en los sistemas de seguridad activa y pasiva de los autocares y autobuses.