La industria podría deshacerse de un millón de empleos

Los recortes emprendidos por los principales fabricantes mundiales de automóviles podrían afectar a más de un millón de trabajadores de la industria, según se recoge de un estudio publicado por la consultora Autopolis, que achaca a la sobrecapacidad productiva la culpa de los despidos.

El informe fue hecho público nada más conocerse la intención de Ford Motor de despedir a 35.000 empleados y cerrar cinco factorías, y deja claro que otras compañías podrían seguir la senda marcada por la marca del óvalo. Autopolis sólo salva de la quema a alguna de las firmas japonesas, que en 2001 se han beneficiado de la debilidad del yen. El director de la consultora, Graeme Maxton, ha comentado que "Ford es la primera de todas; y todas, con excepción de Toyota, tienen problemas".

DaimlerChrysler trata de cerrar seis plantas para 2003 y ya ha anunciado el despido de más de 26.000 empleos, debido a la mala situación financiera por la que atraviesa la marca Chrysler.

Isuzu Motors, encuadrada en General Motors, tendrá 37.000 trabajadores menos en marzo de 2004.

Los proveedores de piezas y componentes también se verán afectados por la recesión en el sector del automóvil. El estudio señala que entre un 8 y un 10 por ciento de los despidos corresponderá a la industria auxiliar.

Según el propio Maxton, el exceso de producción estaría detrás de este salvaje recorte de fuerza trabajadora. Así, volvió a poner como ejemplo a la compañía Ford, que fabricó, en 2001, 5,7 millones de vehículos, un 37 por ciento más de los 3,6 millones que vendió en ese mismo periodo de tiempo.

Los mejores vídeos