La industria germana pierde fuerza, ¿o no?

Hace tan sólo una semana te contábamos en Terra Autopista que la industria alemana veía con optimismo el futuro. Sin embargo, los datos trimestrales comparados de 2004 –y 2005 no apoyan esta afirmación. Te contamos por qué.

Las ventas durante el pasado mes de abril sí han sido un soplo de aire fresco para los fabricantes locales alemanes, ya que se han incrementado un cuatro por ciento. Sin embargo, si echamos una ojeada a los acumulados del primer trimestre, vemos que las cuotas de mercado de los fabricantes locales van perdiendo capacidad frente a nuevas marcas –orientales, sobre todo-.

Volkswagen, por ejemplo, ha perdido tres décimas y se ha situado en un 9,2 por ciento del total; Opel tiene un 9,3 por ciento de cuota, 0,4 puntos menos que entre enero y marzo del pasado año; Mercedes y Smart también han perdido 0,3 puntos de cuota. La única marca germana que aumenta es Audi (4,1 en 2005 frente a 3,7 en 2004).

En toda esta “ensalada" de números nos faltan BMW y Porsche. A la primera marca le va muy bien. De hecho, acaba de inaugurar una factoría en Leipzig (en la imagen que acompaña este texto), donde ya se ensambla la nueva Serie 3. Cuando llegue a plena producción, el año que viene, se alcanzará una cadencia diaria de 650 unidades y trabajarán 5.500 empleados. Las inversiones de la marca bávara en las instalaciones han sido de 1.300 millones de euros (las cosas no irán tan mal manejando estas cifras).

Eso sí, un tercio del dinero proviene de las arcas del Estado alemán. Esta aportación ha sido criticada por el presidente de Porsche, Wendelin Wiedeking, que siempre ha renunciado a las ayudas estatales para su planta.

Por su parte, el canciller alemán Gerhard Schroeder ha alabado el espíritu alemán de BMW por esta importante inversión. En palabras del político, “el espíritu innovador y la flexibilidad que caracterizan a BMW es lo que necesita Alemania".
Uno de cada siete alemanes trabaja en la industria del automóvil, ¿qué pasaría si realmente hubiera una fuerte crisis en este sector? Porsche, por su parte, alcanzó en 2004 su décimo año consecutivo de récord de ventas y de incremento de beneficios. A la firma no le va mal gracias a la diversificación de sus productos. El pasado año se asentó en el mercado el Cayenne –un todo terreno-. Hasta ahora estábamos acostumbrados a ver sólo productos dentro del segmento de los superdeportivos, una costumbre rota con el Cayenne.