La industria estadounidense, temerosa ante un futuro incierto

La industria automovilística en los Estados Unidos vive en estos momentos una situación paradójica: las ventas han reflejado un importante crecimiento gracias a los incentivos de las marcas, pero el futuro no es nada halagüeño.

Los analistas del sector señalan que, para este mes de octubre, las ventas en los Estados Unidos aumentarán una media del 8 por ciento, con subidas notables como las que podrían reflejar General Motors (un 16 por ciento más) o Ford (un 8,8 por ciento más).

Estos pronósticos tan favorables se tornan oscuros cuando hablamos del futuro. La situación del sector automovilístico estadounidense cumple la máxima de "pan para hoy y hambre para mañana".

Estos positivos resultados se están produciendo gracias a los incentivos a la compra que están llevando a cabo los principales fabricantes norteamericanos, sobre todo los préstamos a interés cero. Sin embargo, eso no va a durar, ya que la economía de las marcas no lo soportará. Como ejemplo está Ford, que ha perdido una media de 1.000 dólares (unas 186.000 pesetas) en cada vehículo que ha vendido durante el tercer cuarto del año en los Estados Unidos.

La pescadilla que se muerde la cola
El gran problema para los "tres grandes" de Detroit (GM, Ford y DaimlerChrysler) es que para aumentar las ventas necesitan bajar los precios o incentivar las compras. Si se finaliza con esa política, se deberá reducir la producción ante el inevitable descenso en las ventas, algo a lo que no están dispuestos los fabricantes. Las marcas extranjeras, gracias a que tienen menos costes, están aprovechando este clima para aumentar su cuota de mercado

Mientras las ventas estimadas para este año serán de 16,5 millones de unidades, las cifras para el año que viene estarán entre los 14,8 y los 16 millones de unidades.

Según los analistas, la verdadera recuperación en la crisis del sector, reflejada en el aumento del desempleo y la falta de confianza de los consumidores, no se producirá hasta finales del año que viene.