La industria de la automoción es "inestable", según un informe de Accenture

El desarrollo de producto, el márketing y las ventas son las principales heridas que tiene el sector de la automoción, según informe elaborado por la consultora Accenture junto con el Centro de Investigación de Automoción (CAR) de Michigan (Estados Unidos).

Los fabricantes y proveedores no han sabido aprovechar los años de bonanza económica en su propio beneficio. Ésa es la principal conclusión del estudio "Analizando la nueva cadena de valor del sector de la automoción" realizado por Accenture.

Según este informe, se han añadido prestaciones y confort a vehículos por valor de 5.300 dólares (5.933 euros) mientras que los precios sólo se han incrementado en 4.200 dólares (4.701 euros). De esta forma, ese aporte gratuito de 1.100 dólares (1.231 euros) a favor del consumidor ha revertido en los beneficios de los fabricantes, el precio de las acciones y la rentabilidad del capital.

Pero la peor parte ha recaído en los suministradores de componentes. El valor creado por vehículo aumentó durante la pasada época del 28 al 33 por ciento entre los fabricantes de automóviles, sin embargo, esta misma variable sufrió un retroceso del 72 al 67 por ciento entre los proveedores. "En realidad, los fabricantes de coches obtuvieron el 5 por ciento del valor a expensas de los proveedores", ha indicado Alfonso González, socio de Automoción de Accenture.

Las razones de esta situación hay que buscarlas en la ineficacia de los productores para ocuparse con éxito de su modelo de negocio y la incapacidad de la industria para asimilar los cambios estructurales que han agitado al sector. Para David Cole, director del Centro de Investigación de Automoción de Michigan, la situación actual podría definirse como de "inestabilidad".

La receta de mejora para los fabricantes de automóviles es clara: hay que potenciar las áreas de desarrollo de producto, de ventas, de márketing y de gasto de capital.

Los proveedores tienen su solución, según Accenture, en la especialización. Deberían concentrarse en dominar un componente o sistema medio de un programa de externalización para aquellas actividades no básicas obviando fusiones y adquisiciones. Pero la interconexión con los fabricantes es vital. Estos últimos deben reducir "la ingeniería en la sombra" y facilitar que los suministradores de componentes obtengan beneficios con los que poder invertir en innovación y desarrollo de productos.

Récord de ventas de PSA
Por otra parte, las marcas del Grupo PSA (Peugeot y Citroën) han batido su récord de ventas al matricular 3.134.000 unidades en todo el mundo durante 2001 (1.899.000 vehículos Peugeot y 1.235.000 Citroën).

Con estas cifras, se ha logrado superar el objetivo fijado de vender más de tres millones de automóviles y se ha conseguido alcanzar el 5,4 por ciento del mercado global.

Los mejores vídeos