La industria de componentes lusa aterriza en España

Un idioma parecido y pocos kilómetros de distancia. La industria de los componentes portuguesa comienza a ver a nuestro país como un mercado muy interesante donde colocar sus fábricas. Simoldes, compañía productora de moldes y piezas plásticas para automóviles, abrirá en breve una planta en Barcelona.

Los portugueses sufren un deficiente entramado industrial y la escasa dimensión de sus empresas privadas. Este hecho no ha impedido que Portugal sea un país de referencia en la industria mundial de componentes automovilísticos.

Empresas como Simoldes, dedicada a la montura de moldes y piezas plásticas para automóviles, no se quieren detener en sus fronteras. Así, han decidido apostar por el mercado español. Esta compañía abrirá una planta en Barcelona, que se sumará a las que ya posee en Francia y Brasil.

No será la única. Tenneco Automotive Portugal, propiedad del fabricante estadounidense de sistemas de escapes para coches, ha decidido reducir sus adquisiciones en materia prima en Europa central y concentrarse en sus proveedores españoles y portugueses. Según el director de esta compañía, Víctor de Sousa, "la proximidad y el lenguaje hacen que se aprovechen mejor todos los aspectos logísticos".

Portugueses, al volante
La Asociación Nacional del Ramo Automovilístico (ARAN) afirma que los portugueses se decantan por pequeños utilitarios y, en concreto, de motores Diesel. Ahora, ADA, empresa española de atención en carretera, también desvela que a nuestros vecinos les gusta conducir bastante rápido.

Según ADA, el exceso de velocidad es la principal causa de que el número de accidentes de tráfico haya aumentado al mismo ritmo que se han producido mejoras en la red viaria del país y se ha renovado su parque automovilístico.