La industria auxiliar, con las marcas japonesas

Los tres grandes de Detroit (GM, Ford y DC) están con el agua al cuello. Si, día tras día, pierden cuota de mercado, ahora se ha conocido también que las empresas auxiliares norteamericanas prefieren trabajar con las marcas japonesas antes que con ellas. Por ello, en los próximos meses perderán aún más capacidad de competencia.

El sector demanda mayor flexibilidad laboral al Ejecutivo
El sector demanda mayor flexibilidad laboral al Ejecutivo

La situación en la que se encuentran los principales fabricantes de automóviles norteamericanos comienza a ser muy preocupante. Las malas noticias se acumulan. En esta ocasión, es su propia industria auxiliar la que reconoce que prefiere trabajar con las marcas japonesas por sentirse más cómoda. Así, al menos, lo refleja un estudio realizado por la consultora Planning Perspectives, en el que han participado más de 220 empresas de piezas de automoción.El asunto es preocupante, sobre todo para los grandes fabricantes afincados en Detroit (General Motors, Ford y DaimlerChrsyler). Éstos podrían ver mermada su capacidad para competir, puesto que los proveedores son los que dedican más recursos a Investigación, Desarrollo e Innovación (I D i) y estos avances podrían terminar en manos japonesas.El informe resulta más sorprendente si nos remontamos a la situación de la industria nortemaericana hace unos pocos años. Entonces, el fabricante de piezas Visteon, por ejemplo, era propiedad de Ford, mientras que Delphi pertenecía a General Motors. El problema, sin embargo, surge a raíz de las tremendas campañas de descuento aplicadas por las marcas norteamericanas. Esta actuación erosionó el beneficio de las empresas auxiliares, que también cuentan desde hace meses con el hándicap del mayor precio del acero y otras materias primas.Además, según recoge el estudio, los fabricantes norteamericanos mantienen en la actualidad un constante acoso sobre sus proveedores para que reduzcan los precios. Por el contrario, los proveedores responden apoyando a las marcas japonesas, con las que se sienten “tratados como compañeros" y con las que tienen más posibilidades de recuperar su inversión.Los fabricantes de piezas aseguran que las grandes firmas automovilísticas del país tienen poco respeto con su propiedad intelectual, mientras que las niponas valoran y salvaguardan las nuevas ideas de sus proveedores. La publicación de este estudio supone un nuevo varapalo para los fabricantes norteamericanos, después de que, ayer mismo, conocieran su última pérdida de cuota de mercado con respecto a las firmas asiáticas. Mientras las tres grandes de Detroit apenas han aumentado sus ventas con respecto al pasado año, otras como Nissan o Toyota han mejorado sus resultados en un 36 y un 18 por ciento, respectivamente.