La industria automovilística española, en cuarentena

En 2001, mientras se alcanzaban records de ventas, los distintos fabricantes aplicaron en nuestro país más de un centenar de expedientes de regulación de empleo, que afectaron a más de 17.000 trabajadores. Durante este año, las perspectivas son aún peores: en el primer semestre, un 8 por ciento de la plantilla del sector verá cómo se modifica su puesto de trabajo. Además, según los expertos, la industria de componentes también se verá obligada a pisar el freno.

La industria automovilística española, en cuarentena
La industria automovilística española, en cuarentena

Incluso los menos pesimistas esperan que las ventas de coches caigan en España entre un 2 y un 5 por ciento durante este año. Detrás de estos datos, se esconden miles de puestos de trabajo, que se tendrán que adaptar a los nuevos tiempos.

En los primeros diez meses de 2001, según datos del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, los fabricantes de coches aplicaron 111 expedientes de regulación de empleo en las plantas españolas, que afectaron a 17.233 trabajadores. No se recordaba tal cantidad de perjudicados desde 1998, ya que, durante todo el año 2000, "sólo" se aplicaron 88 expedientes para regular el empleo de 2.649 personas.

Eso sí, las fábricas españolas todavía no han terminado su cuarentena. De momento, Nissan y Renault ya tienen aprobados distintos expedientes para el primer semestre del año, medidas que también podrían adoptar otros constructores como Opel y Mercedes.

La industria de componentes, a la sombra
Cuando el fabricante de automóviles estornuda, toda la industria de componentes sufre una auténtica gripe. Esta máxima se hace aún más patente en nuestro país, ya que no hay prácticamente ningún coche en toda Europa que no lleve un accesorio o un componente fabricado en plantas españolas.

Lear acaba de anunciar que cerrará su planta de Cervera (Lérida), para trasladar su producción a Polonia, país que cuenta con una mano de obra mucho más barata. Los expertos aseguran que los pasos de esta multinacional norteamericana podrían ser seguidos por otros fabricantes.

Aunque no lleguen al cierre, se sabe que Delphi va a recortar parte de su plantilla de la fábrica de Cádiz y que Valeo hará lo mismo con sus plantas españolas.

La industria española de componentes de automoción es la tercera en importancia en Europa, representa el 3,9 por ciento del PIB de nuestro país y da empleo a 240.000 personas.