La industria americana para máquinas

El hondo bache que atraviesa la industria norteamericana sigue dejando cicatrices en su estructura de producción. Los fabricantes de componentes siguen a trompicones las paradas de los constructores.

La industria americana para máquinas
La industria americana para máquinas

Desde hoy lunes, 4.200 trabajadores de Delphi, compañía especializada en la producción de componentes electrónicos, se tomarán una semana de vacaciones forzosas.
La empresa despide "temporalmente" a gran parte de los trabajadores de las plantas de Ohio, Michigan, Nueva York, Indiana, Nueva Jersey y Wisconsin. En total, un 5,8 por ciento de los 72.300 trabajadores de Delphi en Estados Unidos tendrá que parar.

Fuentes de la compañía resumen el problema para la agencia Bloomberg: "continuamos ajustándonos a la agenda de nuestros clientes".
En Delphi aluden así a las paradas de las fábricas de los grandes constructores. Golpeados por la crisis, los gigantes estadounidenses recortan gastos con los cierres temporales de las factorías.
General Motors es la firma que más lejos está llegando en los recortes de producción. Tanto GM, como Ford y DaimlerChrysler, reducirán al menos en un 17 por ciento su trabajo durante este primer trimestre del año.
Hoy lunes, GM inicia el cierre por una semana de las plantas que tiene en Kansas, Michigan, Missouri y Oklahoma. Por si fuera poco, despedirá a todos los componentes de la cadena de producción de camiones ligeros de Wisconsin. En total, 11.600 trabajadores afectados.
Ford cerrará durante una semana la planta de vehículos todo terreno de Wayne, en la que se fabrican el Expedition y el Lincoln Navigator. La de Chicago, encargada del Ford Taurus y el Mercury Sable, también correrá la misma suerte.
En DaimlerChrysler piensan cerrar por una semana la planta que tienen en la ciudad de Toledo, donde 2.500 trabajadores fabrican el Jeep Wrangler.

Ante estos cierres y parones, no es de extrañar que los proveedores se preparen para lo peor. Los despidos temporales pueden ser lo mejor que les podría pasar a unos trabajadores con un futuro incierto.
Aparte de Delphi, Visteon, el otro gran coloso de los componentes, también ha puesto en marcha una semana de vacaciones obligatorias para 350 empleados.