La huelga de Volkswagen en México cumple una semana

La huelga que mantienen los 12.500 trabajadores de Volkswagen en México cumplió ayer una semana en medio de movilizaciones y sin que la compañía y el sindicato hayan llegado a un acuerdo.

El líder sindical de la planta de Puebla, José Luis Rodríguez, acusó hoy al director de conciliaciones de la Secretaría del Trabajo mexicana, Emilio Gómez, de no tener voluntad real para alcanzar un acuerdo.

Según Rodríguez, Gómez propuso al sindicato una subida salarial del 10 por ciento, más otro 6 por ciento en prestaciones, incremento por debajo del 19 por ciento solicitado por los trabajadores (al principio pedían un 30 por ciento más de salario). "Nos sentimos engañados y confundidos, porque se supone que las autoridades deberían estar comprometidas para alcanzar la solución al conflicto", manifestó el líder sindical.

Rodríguez aseguró que el objetivo de la empresa, que ofrece un aumento salarial del 7 por ciento, es desgastar a los empleados para obligarles a aceptar sus propuestas. Además, acusó al Gobierno mexicano de querer aplicar una política nacional de "contención salarial" y de estar utilizando al sindicato de Volkswagen como "conejillo de indias".

Por su parte, los trabajadores de Volkswagen y sus familiares se manifestaron el sábado por las calles de Puebla, ciudad del centro de México en la que se encuentra la fábrica de la compañía alemana, con el fin de exigir la intervención del secretario (ministro) de Trabajo, Carlos Abascal, en las negociaciones entre la empresa y el sindicato.

El coste de la huelga se acerca a los 40.000 millones de pesetas
El vicepresidente del Consejo de Administración de Volkswagen México, Francisco Bada, declaró a medios locales que los paros de la planta de Puebla han provocado que dejaran de producirse vehículos y piezas por un valor de 5.500 millones de pesetas diarios.

Hasta el momento, 9.600 unidades de los modelos Jetta, New Beetle, Cabrio y Sedán no han podido ser ensambladas. Asimismo, la huelga ha impedido la fabricación de 8.000 ejes y 14.000 motores destinados al mercado mexicano y al de exportación.

Sin embargo, Bada confía en que el conflicto se resolverá pronto, ya que las negociaciones "van por buen camino y pronto se podrá alcanzar un acuerdo".

José Luis Rodríguez, el líder del sindicato, confirmó que las conversaciones con la empresa se reanudarán mañana, cuando la compañía debe presentar una nueva propuesta. "Las negociaciones podrán extenderse hasta la madrugada si es preciso, con miras a que entre el martes y el miércoles se convoque una asamblea que permita resolver la huelga en Volkswagen".

En cualquier caso, Rodríguez afirmó que "cualquier porcentaje (de incremento salarial) que presente la empresa deberá rebasar la inflación para que tenga éxito".

Asimismo, declaró que, si el miércoles no se alcanza un acuerdo, se realizarán movilizaciones por todo el país en coordinación con la Unidad Nacional de Trabajadores.