La huelga de autobuses, a un paso de convertirse en indefinida

Día clave para el transporte público madrileño. Tras cuatro jornadas de paros, patronal y sindicatos se reúnen con el objetivo de evitar una huelga indefinida. Hoy, además, entra en vigor una nueva subida de las tarifas de los autobuses interurbanos establecida por las propias compañías y no por Fomento.

La huelga de autobuses, a un paso de convertirse en indefinida
La huelga de autobuses, a un paso de convertirse en indefinida

Después de cuatro jornadas de paros con un seguimiento casi total y el incumplimiento sistemático de los servicios mínimos, los trabajadores del sector del transporte de viajeros por carretera de la Comunidad de Madrid han lanzado un nuevo envite a las empresas: a partir del próximo 10 de abril la huelga se podría convertir en indefinida.

Hoy, patronal y sindicatos se reúnen para intentar evitar dicha medida, una misión nada sencilla. El vicepresidente de Asintra (Federación Española Empresarial de Transportes de Viajeros), Rafael Barbadillo, ha indicado a Autopista Online que, aunque van con ánimo negociador, "las peticiones sociales de los sindicatos van más allá de lo realista".

Por su parte, los responsables regionales del transporte de CC.OO. han subrayado que el acuerdo es "muy difícil", pero han reconocido que la patronal tiene intención de "negociar un convenio colectivo".

Según los convocantes de los paros, los trabajadores acogidos al convenio regional del sector (unos 8.000) reivindican un aumento salarial del 6,5 por ciento (unos mil euros anuales; 166.386 pesetas) y la reducción de la jornada laboral a 35 horas, además de un ajuste en los turnos que, en la actualidad, obligan a los conductores con jornada partida a estar en su lugar de trabajo más de diez horas.

Vía Crucis del transporte madrileño
Las dos últimas jornadas de paros, realizadas el pasado miércoles y jueves, han coincidido con días de desplazamiento masivo. Más de un millón de viajeros (300.000 usuarios de autobuses de largo recorrido y 900.000 de interurbanos) tuvieron dificultades para abandonar la capital en autobús.

Los sindicatos no cumplieron los servicios mínimos programados por el Gobierno regional y las compañías recurrieron a conductores no madrileños. Aun así, las empresas de largo recorrido fueron las más afectadas: Auto Res, por ejemplo, que presta servicio al Mediterráneo y al interior de la Península, anuló todos los viajes el miércoles.

El transporte madrileño vivió un auténtico Vía Crucis: autobuses escoltados por la Guardia Civil, piquetes en el intercambiador de la Avenida de América, lunas rotas a pedradas, viajeros anulando reservas...

El transporte interurbano sube más de un 4 por ciento
Precisamente hoy entran en vigor los nuevos precios para el transporte interurbano en autobús. Por primera vez, las tarifas serán fijadas por las propias empresas y no por el Ministerio de Fomento y supondrán una subida media del 4,19 por ciento.

Según Asintra, las empresas aplican una fórmula que combina el IPC de los últimos doce meses y la productividad media de cada una de ellas, medida por el número de viajeros transportados en 2001 respecto al año anterior.