La guerra de las ITV se libra en Madrid

El mercado de las inspecciones técnicas de vehículos (ITV) en la capital de España es muy atractivo para las compañías que se dedican a este negocio. Por eso, la anunciada venta, a través de subasta, de las dos estaciones de servicio que aún son públicas ha desatado la lucha por el control de las mismas.

La guerra de las ITV se libra en Madrid
La guerra de las ITV se libra en Madrid

Applus , la filial de certificación de Agbar, es líder del mercado de las ITV en España y quiere introducirse en Madrid, una plaza en la que todavía no tiene presencia. Por ello, el anuncio de venta de las estaciones controladas por el Gobierno madrileño, por un precio base de 11,8 millones de euros, abre las puertas a esta posibilidad, teniendo en cuenta que la otra forma de introducirse en la región parece paralizada. La compañía anunció en septiembre de 2004 que iba a abrir la pasada Semana Santa su primera ITV en Madrid, exactamente en el centro de la ciudad. Esto provocó las protestas del resto de los empresarios del sector, que tenían entendido que la almendra central de la capital era terreno vetado para las ITV.Sin embargo, el tema está paralizado. Applus posee la autorización de la Comunidad, pero el Ayuntamiento se niega a darle los permisos correspondientes desde hace meses. Al parecer, el Consistorio no aceptará, finalmente, la apertura de esa nueva estación, debido a los problemas de ruido y tráfico que puede generar. De esa manera, la puja por la dos ITV públicas, en Vallecas y Getafe, parece la manera más fácil de introducirse en el mercado madrileño. Sin embargo, no será sencillo, pues van a participar en la subasta el resto de las empresas fuertes del sector, como Atisae, la cuarta operadora de ITV de España, y el resto de compañías que ya tienen presencia en Madrid. Las ITV públicas que salen a subasta facturaron el año pasado 5,5 millones de euros y obtuvieron un beneficio neto de 635.701 euros en 2003. Anualmente, inspeccionan 171.981 vehículos. La idea del Gobierno de Esperanza Aguirre es liberalizar las ITV que son todavía públicas y, posteriormente, abrir definitivamente el sector, permitiendo abrir una estación a cualquier compañía que cumpla los requisitos.