La Guardia Civil no descarta más detenciones por los robos en sucursales bancarias en Baños, Alagón y Galisteo

La Guardia Civil continúa las gestiones para el total esclarecimiento de los robos cometidos durante la madrugada del pasado sábado en sucursales bancarias de Alagón del Río, Baños de Montemayor y Galisteo, tras los cuales agentes del cuerpo ya han conseguido detener a cinco personas, que habían logrado llevarse unos 50.000 euros que ya han sido recuperados.

Los agentes no descartan nuevas detenciones, así como la relación de estos robos con otros de similares características perpetrados tiempo atrás en las provincias de Cáceres y de Badajoz.

En nota de prensa, el Ministerio del Interior ha recordado que la Guardia Civil había recibido durante la madrugada de este pasado sábado una llamada de la Central de Alarmas, alertando que en la entidad 'Caja de Extremadura' de la localidad de Baños de Montemayor, se estaba produciendo un robo, en el que personal encapuchado estaba sustrayendo la caja fuerte de la entidad, según visionado de la cámara de seguridad

De este modo, desde la Comandancia de la Guardia Civil se montó un dispositivo, en la que agentes de la Unidad de Seguridad Ciudadana de Hervás se desplazaron a la sucursal bancaria. Se presentaron en 'tan corto' espacio de tiempo que lograron impedir que se consumase el robo, pero no detener a los autores del mismo, que al percatarse de la presencia policial, se montaron en un vehículo de alta gama dispuesto para la fuga, el cual se encontraba estacionado junto a la sucursal de 'Caja Extremadura', con un conductor y el maletero y las puertas traseras abiertas, añaden las mismas fuentes.

Tras el inicio del dispositivo, en la Comandancia de la Guardia Civil, se recibieron diversas llamadas alertando hechos similares en las localidades de Galisteo y Alagón del Río, en la que los autores habían llegado a intimidar con una escopeta a personal civil testigo de los hechos, por lo que se aconsejó a las unidades actuantes que extremasen las medidas de seguridad.

Una vez identificado el vehículo por la Guardia Civil, en concreto un Audi A-8 sustraído esa misma noche, en un concesionario del Polígono Industrial de las Capellanías de Cáceres, se montó un dispositivo de localización del mismo, en la que intervinieron varias unidades de la Guardia Civil.

A la altura del kilómetro 9,700 de la EX - A1 (Cruce de Casatejada), agentes de la Guardia Civil implicados en el dispositivo de búsqueda y localización del turismo lograron interceptar el mismo, y se vieron en la 'necesidad' del uso del arma de fuego 'al peligrar, por intento de atropello, su integridad física y observar como desde una ventanilla del turismo asomaba una escopeta', añade Interior.

Los ocupantes del vehículo huyeron hacia el Polígono Industrial de Casatejada, por lo que la Guardia Civil montó un cerco policial en esta localidad, en la que intervienen agentes de la Guardia Civil del Subsector de Tráfico, Unidades de Seguridad Ciudadana, Servicio Citológico, Seprona y Unidad de Helicóptero.

Durante la mañana del sábado y como consecuencia del operativo establecido, los agentes localizaron a los cinco ocupantes del turismo, los cuales se encontraban encaramados en los árboles, y que fueron detenidos.

Todos los detenidos son vecinos de Badajoz y lo fueron como presuntos autores de los delitos de robo con fuerza en las cosas y atentado contra agentes de la Guardia Civil. Además, cuentan con amplios antecedentes policiales por hechos similares.

DOS DETENIDOS HERIDOS

Asimismo, dos de los detenidos presentaron heridas de bala, por lo que fueron trasladados hasta el Hospital 'Campo Arañuelo' de Navalmoral de la Mata. Uno de ellos presentó herida en la espalda, con pronóstico reservado, y el otro una herida en la pierna, y este segundo fue dado de alta y conducido a dependencias policiales de Navalmoral de la Mata, para la instrucción de las diligencias.

BOTÍN DE UNOS 50.000 EUROS

Durante la confección de las diligencias para el esclarecimiento de los hechos, y realizadas las distintas inspecciones oculares de las sucursales bancarias se averiguó que únicamente habían logrado sustraer el botín de una de las cajas fuertes de las sucursales, el cual ascendía a unos 50.000 euros.

En el lugar de la detención la Guardia Civil se aprehendió del turismo A-8, el cual transportaba en su interior un juego de placas de matrícula con numeración distinta a la del vehículo recuperado, unos guantes, pasamontañas y linternas, pero no el botín sustraído, el cual fue recuperado en las inmediaciones del lugar, dentro de bolsas de plástico. En el lugar de los hechos continuó el dispositivo de búsqueda y localización de las armas que pudieran portar los detenidos.

MODUS OPERANDI

Los ocupantes tras sustraer un vehículo de alta gama, 'rápido y potente', lo estacionaban junto a la puerta de la entidad bancaria dispuesto para la carga del botín y la huída del lugar.

Quedaba un conductor en el interior y se bajaban los demás ocupantes, los cuales tras apalancar la puerta o puertas de entrada se dirigían hasta el lugar donde se encontraba la caja fuerte, forzándola en el interior del local, y de no poder ser, tras quitarle los anclajes que la sujetaban a la pared, la intentaban sacar de la sucursal para montarla en el vehículo y huir con ella.

Finalmente, las diligencias junto con los detenidos serán puestas a disposición del Juzgado de Instrucción número dos de Navalmoral de la Mata.