La Guardia Civil de Tráfico, desbordada

Accidente fatal en la A-1: cinco agentes pierden la vida arrollados por un camionero sin el carné en regla que se durmió al volante. Salen a la luz muchos trapos sucios; la Guardia Civil está desbordada, muchas empresas de transporte se comportan como auténticas mafias, el sueño causó 40.000 accidentes durante el año pasado...

La Guardia Civil de Tráfico, desbordada
La Guardia Civil de Tráfico, desbordada

La DGT asegura que la fatiga es la principal causa de accidente para los transportistas. Sin embargo, no es a los únicos que afecta. El sueño provocó en el año 2004 más de 40.000 accidentes. Hay muchos conductores que sufren transtornos del sueño y ni siquiera lo saben. Pero hay unas pistas claves. Si las sufres, para y tómate un descanso. · Restregarse los ojos de manera continuada.
· Parpadeo constante y problemas para enfocar la vista.
· Zumbidos anómalos en los oídos.
· Demasiada sensibilidad a los ruidos.
· Imposibilidad de mantener la cabeza recta.
· Constantes movimientos en el asiento del coche.
· Sensación de presión en la cabeza y en las sienes.
· Desviaciones y cambios de velocidad injustificados.
· Baja precisión en las maniobras y problemas en el control de la trayectoria. Si tienes que realizar un viaje largo, intenta combatir el sueño: aliméntate de forma ligera y huye de las digestiones pesadas, bebe mucha agua y para cada dos horas de recorrido. Tampoco te conviene que haga mucho calor en el coche. Mejor ventila el habitáculo. El siete por ciento de la población española sufre lo que se denomina “apnea del sueño": pausas respiratorias durante el sueño que implican un microdespertar del que no se suele ser consciente. Mientras duermen, no descansan y, al día siguiente, sufrirán somnolencia. El retrato robot de estas personas suele ser varón, en la cincuentena, obeso, cuello corto, roncador habitual y con sueño durante el día. Pero no son los únicos. Lo padecen más de un millón de personas en nuestro país. Citroën ya incluye en algunos modelos un dispositivo que alerta al conductor del cambio de trayectoria: si no damos el intermitente al cambiar de carril, el coche “entiende" que nos hemos despistado o dormido y pondrá a vibrar el asiento. BMW incluso trabaja en un dispositivo que analizará los parpadeos del conductor para ver cómo anda de despierto. Firmas como Toyota y Volvo estudian la incorporación de cámaras de infrarrojos...Existen otros mecanismos más sencillos y no menos eficaces: el Vigicar es un dispositivo que se coloca detrás de la oreja del conductor. Si inclinamos la cabeza “sospechosamente" (como ocurre cuando nos dormimos), emitirá un sonido. El precio de este aparato es de seis euros. Sin embargo, una vez más, la mejor solución se encuentra en el sentido común del conductor. Si estás cansado, para.