La Guardia Civil cobrará multas con la tarjeta de crédito

Nuevos tiempos para la Guardia Civil. El cuerpo militar de orden, que tiene ya más de 150 años de vida, acaba de dar un paso importante en su trabajo. Por un lado, introduce los lectores de tarjetas de crédito para cobrar multas, y, por otro, empiezan a funcionar las patrullas de un solo agente.

La Benemérita acaba de estrenar 301 nuevos coches para sus servicios de vigilancia del tráfico. Estos vehículos van equipados con cámaras de vídeo y sistemas de audio, además de una terminal de ordenador que lleva aparejado un lector de tarjetas de débito y crédito. Con este aparato, los infractores podrán pagar las multas que se les impongan en el mismo momento de ser apercibidos por los agentes.

Este sistema, que ya se emplea en algunos países de Europa, permitirá la reducción de cuantía por pago inmediato incluso si no se lleva dinero en efectivo.

En estos 301 coches irán las nuevas patrullas unipersonales, es decir, agentes solos. Es el final de las legendarias "parejas" de la Guardia Civil, una institución que se remonta a los tiempos en que el Duque de Ahumada fundó el cuerpo.

Las "monopatrullas" desarrollarán su labor en autopistas y autovías y siempre en horario diurno. En esos tramos, contarán con el apoyo de las patrullas tradicionales.

El personal asignado a estas patrullas de un solo agente estará especialmente entrenado en el uso de equipos de alta tecnología.

Los mejores vídeos