La grúa no puede retirar más coches en Madrid por la saturación de sus depósitos

Los espacios donde se almacenan los coches que se lleva la grúa están saturados. Esta situación ha provocado un descenso del 25 por ciento en el servicio de retirada de vehículos.

La grúa no puede retirar más coches en Madrid por la saturación de sus depósitos
La grúa no puede retirar más coches en Madrid por la saturación de sus depósitos

En Madrid, EMITRA, la empresa que gestiona el servicio de grúa, cuenta con seis puntos donde llevar los vehículos retirados de las calles y un depósito donde se dejan los turismos que sus dueños no han retirado al cabo de una semana. En total, estos locales pueden almacenar 3.400 unidades, pero, en la actualidad, acumulan 7.600.
Esta saturación ha provocado, durante el último mes, un descenso del servicio del 25 por ciento, ya que las grúas permanecen inmovilizadas durante días. En algunas ocasiones, se han llegado a contabilizar más de 60 grúas paradas convertidas en estacionamientos improvisados.
En Las Barranquillas, donde se ubica el depósito municipal, algunos vehículos llevan más de 10 años. Este depósito, denominado del Mediodía, tiene una capacidad para 2.800 unidades y ahora soporta 6.700. El motivo, un retraso burocrático.
Desde el pasado octubre, la falta de presupuesto ha impedido al Ayuntamiento publicar en el BOE la lista de vehículos que, después de dos meses, no han sido reclamados por sus dueños. Esta relación de automóviles es necesaria ya que se necesita la autorización de los propietarios antes de convertirlos en chatarra.
Mientras, la grúa debe esperar a que los conductores retiren un vehículo antes de descargar al siguiente. Una situación que beneficia a los infractores, pero que, según fuentes de la policía, retrasa la prestación de servicios de urgencia.

Las obras colapsan Leganés
Por otra parte, las zanjas y obras provocadas por la construcción del Metrosur han motivado numerosas quejas por parte de vecinos y comerciantes de la zona de Leganés. Según afirman, la restricción al paso de los vehículos no sólo provoca continuos atascos circulatorios, sino que, además, ha disminuido el número de aparcamientos para residentes.