La Generalitat ve difícil el rescate de los peajes de las autopistas

El rescate de los peajes de las autopistas catalanas parece una misión casi imposible, si nos atenemos a las palabras del conseller de Política Territorial y Obras Públicas del Gobierno catalán, Felip Puig, que esa operación supondría "hipotecar todas las inversiones públicas durante los próximos cinco años".

El conseller de Política Territorial y Obras Públicas de la Generalitat, Felip Puig, ha indicado que el Gobierno catalán está estudiando un nuevo modelo de peajes para los próximos años que incluya alguna compensación para los ciudadanos "por el esfuerzo realizado durante muchos años de progresar a costa de impuestos y peajes".

Sin embargo, ha negado que se vayan a recuperar los peajes de las autopistas catalanas, ya que "todo el dinero que tenemos para invertir en los próximos 5 ó 6 años, lo tendríamos que dedicar a compensar a las concesionarias y no podríamos construir nada".

Puig ha añadido que "en este tema no podemos ser frívolos porque hay unos contratos y unas concesiones que se tienen que cumplir" y ha confirmado que el polémico peaje de la autopista C-33 de Llagosta a Mollet "difícilmente será eliminado". Sobre este último tema, el conseller ha indicado que se están estudiando algunas medidas para reducir el coste de este peaje, aunque ha negado la posibilidad de construir carriles diferenciados, como sostienen algunos municipios de la zona.

Finalmente, ha confirmado que los peajes catalanes no subirán el 9 por ciento como el resto de las autopistas estatales y ha señalado que la Generalitat está sopesando cómo compensar el aumento del IPC en las tarifas.