La "gasolina verde" no germina en España

España tiene capacidad para producir 80.000 toneladas anuales de biocarburantes, pero el "sobrecoste" impide que se convierta en una alternativa real al petróleo (más de la mitad del dinero de un litro de bioetanol se emplea en la distribución). Para que la denominada "gasolina verde" supere al barril de crudo, éste tendría que triplicar su coste.

España cada vez depende más del petróleo; mientras que la mayoría de los países miembros de la UE precisan esta energía en un 50 por ciento, nuestro país recurre a ella en el 75 por ciento de las ocasiones. El denominado "oro negro" ya se lleva el dinero del 11 por ciento del total de las importaciones nacionales, es decir, más de 15.500 millones de euros (2,5 billones de pesetas). El sector que más depende de esta energía es el de transportes - un 42 por ciento del consumo total corresponde a los automóviles -.

Curiosamente, nuestro país es uno de los mejor preparados para producir biocarburantes. Podría fabricar 80.000 toneladas al año (en la UE, sólo le supera Francia con 91.000 toneladas), pero, de momento, este combustible no arranca como sustituto del crudo.

Para Juan Antonio Alonso, director de Promoción del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDEA), "la principal barrera" para el despegue de los biocarburantes es su "sobrecoste". Para que alcanzaran un precio competitivo en el mercado, según Alonso, sería necesario que el precio del barril de petróleo, que ahora se mueve en 25 dólares, se elevara hasta los 70.

Como ha recordado Alonso, nuestro país se ha comprometido a que en el año 2010 estas fuentes contribuyan con un 12 por ciento al abastecimiento energético total, lo que supone duplicar el actual porcentaje.

Tanto el bioetanol como el biodiésel proceden de materiales biológicos y pueden usarse mezclados en una proporción que no afecte al rendimiento de los motores o bien en estado puro, con la previa adaptación de los motores.