La gasolina comienza su repunte ante la "operación salida"

En plena "operación salida", las gasolineras han vuelto a cambiar los rodillos de sus surtidores: la gasolina y el Diesel registran los valores más altos desde que comenzó el verano. En Madrid, además, los conductores deben pagar el denominado "céntimo sanitario".

La gasolina comienza su repunte ante la "operación salida"
La gasolina comienza su repunte ante la "operación salida"

Miles de conductores comienzan su éxodo veraniego y las petroleras aprovechan para hacer su particular agosto. Después de varios meses de calma, la denominada "operación salida" parece haber abierto el surtidor de los precios.

Desde junio, la gasolina sin plomo ha subido un céntimo de euro (dos pesetas) y el gasóleo, céntimo y medio (casi tres pesetas); unas pequeñas subidas que, según los expertos, se harán más continuadas en los próximos meses. Así, la directora general de Política Energética y Minas, Carmen Becerril, advirtió en su último informe que "se recuperará la tendencia alcista".

A la espera de que EE.UU. despierte
Antes del verano, el crudo cotizaba a la baja - ayer mismo el precio de los contratos para septiembre del Petróleo Intermedio de Texas, el de referencia en Estados Unidos, bajó 0,34 dólares -, el euro ganaba posiciones frente al dólar y la guerra de Afganistán parecía perderse en las hojas de internacional de los periódicos.

La situación era propicia para que la gasolina bajase, pero las esperadas rebajas tardaban en llegar a nuestro país, por lo que el Gobierno decidió dar un toque de atención a las petroleras.

Ahora, todo ha cambiado. Los norteamericanos se van de vacaciones con los depósitos llenos y las grandes empresas empiezan a hacer acopio para el otoño: según el Departamento de Energía estadounidense, el consumo de crudo se ha elevado a más de 9 millones de barriles diarios, todo un récord. Además, el euro hace días que ha perdido la paridad con el dólar y EE.UU. estudia atacar Irak.

Madrid ya cobra el "céntimo sanitario"
Desde la medianoche de hoy, repostar en la Comunidad de Madrid lleva un "extra": el denominado "céntimo sanitario". Con esta nueva tasa sobre los hidrocarburos, las autoridades madrileñas pretenden recaudar 16,5 millones de euros (2.745 millones de pesetas), que destinarán al Plan Integral de Calidad de los Servicios Sanitarios.

En 2003 la subida aplicada será de 1,70 céntimos (2,83 pesetas) el litro y de 2,83 céntimos (4,71 pesetas) en 2004.