La Fiscalía de Seguridad Vial plantea actuar contra padres multados por no usar 'sillita'

El fiscal coordinador de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, ha propuesto este martes que los casos de padres que sean multados hasta en tres ocasiones por no llevar a sus hijos en el coche con el sistema de retención adecuado sean examinados por el Fiscal de Menores para que éste valore si procede o no adoptar medidas de protección, como vigilancia protectora o suspensión de tutela.

La propuesta implicaría que las autoridades de tráfico remitiera a la Fiscalía de Seguridad Vial los expedientes de los padres que de manera 'reincidente' infringieran esta norma, para que a instancias del fiscal se pudieran incoar diligencias preprocesales y 'valorando las circunstancias concurrentes' pasar el caso al Fiscal de Menores.

En última instancia sería éste el que, si considera que procede, adoptaría medidas de protección a los menores, como la vigilancia protectora o la suspensión de la tutela, según ha explicado Vargas durante la presentación de un estudio realizado por su departamento sobre 67 accidentes con víctimas de menos de 14 años en la sede de la Fiscalía.

Asimismo, el fiscal ha señalado que ha dado instrucciones para que a partir de ahora se investiguen 'en profundidad' los acciones de tráfico en los que se vean implicados niños y los fiscales pidan penas más graves para aquellos casos en los que, como consecuencia de esa investigación pericial, se pueda determinar que el niño hubiera salvado la vida o no hubiera sufrido lesiones graves en caso de llevar un sistema de retención adecuado.

En total, en 2010 fallecieron 79 niños en accidentes de tráfico, frente a los 60 muertos en 2009, según cifras de la Dirección General de Tráfico (DGT). En alrededor de un 15 por ciento de los casos los menores fueron aplastados por otro ocupante del vehículo o salieron despedidos fuera del vehículo (en un 36% de los casos), según el estudio de la Fiscalía a partir de la muestra analizada.

En cualquiera de estos casos, la tragedia podría haberse evitado si los padres hubieran utilizado un sistema de retención adecuado. Por ello, la Fiscalía de Seguridad Vial ha elaborado un protocolo 'específico' para estos casos, que se aplicará a partir de ahora, y que obliga, entre otros asuntos, a incluir en la autopsia de los menores su peso y su talla para que el fiscal pueda determinar si se habían utilizado los elementos de seguridad adecuados a su edad y envergadura, según ha explicado Vargas.

Además, con el mismo fin, se incluirán fotografías detalladas de la 'sillita' en que viajaba el menos y se realizarán informes periciales para determinar si el niño hubiera podido salvar la vida en caso de que los adultos que viajaban con él en el vehículo le hubieran asegurado adecuadamente. De los casos analizados por la Fiscalía, el 46 por ciento de los menores no utilizaba ningún sistema de retención infantil y del porcentaje que sí lo hacía, únicamente el 18 por ciento lo hacía de modo correcto.

En caso de que fruto de esta investigación en 'profundidad' se determine que el menor hubiera salvado la vida, los fiscales pedirán un agravamiento de la pena que podría traducirse, en caso de que además el conductor hubiera cometido un exceso de velocidad o consumido alcohol, condena más graves por homicidio imprudente (de 1 a 4 años de prisión y de 1 a 6 de privación del derecho a conducir) o lesiones imprudentes (penas de 6 meses a 2 años de prisión y privación del derecho a conducir de 1 a 4 años).

Asimismo, Vargas ha señalado que aquellos casos de imprudencias al volante que normalmente se traducen en una falta por ser la imprudencia leve --excesos de velocidad, positivos de alcoholemia y otras faltas no graves-- cuando el niño va correctamente sujeto, se podría solicitar por parte de la Fiscalía un agravamiento de la pena hasta considerarlo un delito en caso de que el niño no fuera adecuadamente sujeto.

SE ACTUARÁ CONTRA LOS PADRES EN EL COCHE

El delito o falta se imputará a los padres o tutores legales del niño que viajen en el vehículo, 'aunque no conduzcan', según ha explicado el Fiscal de Seguridad Vial, ya que es a ellos a quien corresponde según el Código Civil 'velar por el menor'. Además, la intensidad de los deberes aumentará cuanta mayor sea la situación de vulnerabilidad del menor por su edad, madurez o formación.

El desconocimiento tampoco servirá de excusa. 'Los padres estamos obligados a conocer perfectamente los sistemas de protección', ha insistido Vargas, quien ha criticado que, a pesar de lo que se ha avanzado en seguridad vial en España los últimos años, en un 45 por ciento de los accidentes con menores analizados por la Fiscalía la causa fue un exceso de velocidad de los padres que conducían y el alcohol se observó en un 9 por ciento.

En caso de que los padres no viajen con el menor en caso de accidente, como puede ser en un transporte escolar, la imputación es más compleja de realizar, según ha reconocido el fiscal, aunque Vargas ha asegurado que en estos momentos la Fiscalía está 'estudiando' el tema y 'no renuncia a responsabilidades penales' también para estos terceros.

'SILLITAS' EN LOS AUTOBUSES Y TAXIS

En general, Vargas ha señalado que la actual legislación en materia de seguridad vial es 'excesivamente permisiva' con las infracciones que afectan a menores y ha afirmado que la Fiscalía va a proponer que se obligue a llevar a los menores de tres años con sistemas de retención adecuadamente homologados para su edad también en taxis y autobuses urbanos.

Asimismo, el fiscal ha reconocido que si las sanciones y la intervención penal son importantes 'muchísimo más lo son la educación o la prevención', por lo que ha abogado por una reforma legal para fomentar la educación vial en las escuelas. En este sentido, ha opinado que la educación de este tipo que se imparte actualmente en España es 'muy escasa'.