La fiabilidad de los TT en EE.UU., otra vez en duda

La seguridad de los todo terrenos vuelve a la actualidad en los Estados Unidos. Incluso, se ha creado un comité en el Senado para discutir el asunto.

La fiabilidad de los TT en EE.UU., otra vez en duda
La fiabilidad de los TT en EE.UU., otra vez en duda

Hace un mes, el director de la Agencia Federal de Seguridad en el Transporte en Carretera (NHTSA en su acrónimo en inglés), Jeffrey Runge, causaba conmoción a través de unas declaraciones en las que dudaba de la seguridad de los todo terrenos y señalaba que no permitiría a sus hijos comprarse este tipo de vehículos.

Al hacer estas afirmaciones, que fueron negadas por los principales fabricantes, Runge se apoyó en una serie de estadísticas que indicaban que los ocupantes de todo terrenos tenían el triple de posibilidades de morir que los viajeros en turismos convencionales en caso de vuelco.

Estas declaraciones también provocaron que el tema de la seguridad de los todo terrenos llegara hasta un comité del Senado. En él, Runge ha señalado que las propias marcas automovilísticas deben ser las encargadas de realizar las mejoras en seguridad en este tipo de vehículos en vez de que lo tenga que hacer el Gobierno.

“La investigación y el desarrollo lleva mucho tiempo. Esperamos que la industria pueda moverse más rápido al mismo tiempo que nosotros". Esto no significa que desde la NHTSA se deje de investigar la posibilidad de vuelco de los todo terrenos y la forma en que se comportan turismos y otro tipo de vehículos a la hora de una colisión.

Delante del comité, Runge ha matizado sus palabras. “mis declaraciones no versaban sobre todo terrenos en general. Es incorrecto generalizar sobre cualquier tipo de vehículo. Hay muchos todo terrenos que son más seguros que los turismos". Lo que sí remarcó fue su aviso a las familias con jóvenes conductores que se compran TT, ya que estos se manejan de forma diferente y tienen algunas veces más tendencia al vuelco que los coches.

El senador John McCain se mostró bastante reacio a creer que los fabricantes puedan autorregularse en este sentido, y recordó que “antes se quejaban de que no podían permitirse la introducción de cinturones de seguridad y airbags".

Los mejores vídeos