La Federación de Caza expulsará a los cazadores condenados por usar veneno

La Federación Española de Caza, que cuenta con 400.000 asociados, expulsará de la entidad a aquellos cazadores que sean condenados por sentencia judicial firme en los casos de envenenamiento de fauna.

Así lo ha explicado hoy a Efe su secretario general, Santiago Ballesteros, que ha asistido al Congreso Internacional 'Veneno, Vida Salvaje y Sociedad', clausurado en Córdoba el pasado día 17.

Actualmente, la Real Federación Española de Caza está personada como acusación particular en dos juicios por delitos relacionados con el empleo de veneno (uno en Ciudad Real por el uso de veneno ganadero y otro en Sevilla por la muerte de una águila imperial envenenada).

Los dos juicios se encuentran aún en la fase de instrucción, ha añadido Ballesteros, en cuya opinión ha habido un gran avance en las técnicas de investigación policial, la determinación de la autoría y de los delitos, y el estudio forense de cebos envenenados.

La tendencia está siendo 'a la baja', salvo en el caso del veneno ganadero -utilizado fundamentalmente contra los zorros y los lobos para proteger a su ganado-, sobre todo en 'Andalucía, Castilla-La Mancha y Castilla y León'.

En los últimos años, ha añadido, se ha producido un cambio cultural muy grande y el colectivo de cazadores 'está absolutamente concienciado'.

En el congreso internacional se abordó también el control y la minimización de accidentes de tráfico con fauna salvaje, de los que en 2011 se produjeron 8.450 siniestros, según datos de la DGT.

Esta estadística no incorpora los datos de País Vasco, Cataluña y Murcia, ha matizado el secretario general de la Real Federación de Caza, que ha apuntado a que el Ministerio de Medio Ambiente eleva la cifra a 15.000-20.000 accidentes.

Sobre esta cuestión, Ballesteros ha lamentado que la revisión de la normativa sobre responsabilidad civil -consensuada entre Administración, comunidades autónomas y el sector de la caza- aún no haya visto la luz en el Parlamento ni exista una doctrina unificada o jurisprudencia.

Hoy, cada Audiencia Provincial interpreta la norma 'de forma distinta', desde aquellas que eximen de responsabilidad civil al propietario del coto a las que siempre les condenan.

La ley de 1970, que inculpaba del accidente al dueño del coto, se modificó en 2005 al multiplicarse el número de accidentes con fauna mayor (a través de la disposición adicional novena de ley de tráfico de 2005).

La Federación promueve una modificación de la Ley de Seguridad Vial, para identificar claramente los gastos que debe asumir un conductor que embiste o colisiona con un animal salvaje, que actualmente se cargan al dueño del coto de caza más cercano al accidente.