La fabricación del Opel Monocab, a salvo

Las opiniones acerca de la reciente decisión de Opel de no cerrar ninguna planta en Europa siguen siendo diferentes. La empresa asegura que habrá que apretarse el cinturón, mientras que los sindicatos calculan en 400 los trabajos que bastarían para adecuar la situación a las expectativas de Opel Europa.

El pasado junio la dirección de Opel Europa asignó la fabricación del nuevo modelo Monocab a la planta española de Figueruelas (Zaragoza). Hace unos días Opel dio a conocer su intención de reducir la producción en Europa en un 15 por ciento para conseguir beneficios a partir de 2003 dentro del plan conocido como Olympia. En principio, esta decisión podría condicionar la fabricación en España del Monocab, pero los sindicatos de la planta española no creen que sea así. Fernando Bolea, miembro del comité de empresa de la factoría, asegura que en "ningún caso" Opel debería echar marcha atrás en su decisión de no producir el monovolumen mediano en la planta española. Además, Figueruelas ha demostrado que se puede adaptar a las exigencias de recorte de producción. Prueba de ello es un expediente de regulación que se negoció hace unos meses y que se aplicará en este segundo semestre del año.

Los sindicatos han calculado que unos 496 trabajadores de Figueruelas podrían adoptar las prejubilaciones que Opel dice que hará. La producción del nuevo monovolumen mantendrá las cotas de producción previstas y a lo mejor sólo es necesario que se prejubilen unas cuatrocientas personas para adaptarse al plan Olympia.

Pero el portavoz de la planta de Figueruelas no está tan contento con los planes de Opel. Pese a que no se va a cerrar ninguna planta en Europa, asegura que Figueruelas "deberá apretarse el cinturón".

Diferente parecer es el que tiene el vicepresidente del Gobierno de Aragón, José Ángel Biel, quien ha declarado que van a echar una mano para desarrollar el monovolumen en la planta aragonesa mediante la gestión y petición de ayudas ante el Ministerio de Ciencia y Tecnología. Según Biel, hace veinte años que la economía en Aragón gira en torno a la planta de Figueruelas y reiteró que sabía que no se iba a cerrar, porque es "una de las mejores de Europa".

Por otro lado, General Motors acaba de hacer públicas sus expectativas respecto a las ventas del tercer cuatrimestre del año. Según estas expectativas, las ventas bajarán debido a la fuerte competencia entre marcas que hay en la actualidad. La producción de este gigante automovilístico se prevé que será de 1,23 millones de unidades, un 2 por ciento menos que en el mismo periodo de 2000. General Motors continuará con su política de recorte de costes y de reducción de plantilla, tanto en Estados Unidos como en Europa.