La empresa Matrican aumenta su competitividad para relanzar su salida al exterior

La empresa, con sede en Guarnizo, adquiere una novedosa fresadora de alta velocidad, la primera de sus características en la región

La empresa cántabra Matrican, especializada en el diseño y fabricación de moldes, matrices, troqueles y utillajes de precisión, ha acometido una inversión que le permite continuar la senda exportadora iniciada en 2008 y que actualmente representa ya el 20% de la facturación de la empresa.

La nueva máquina, una fresadora de alta velocidad que permitirá mayor capacidad de trabajo y flexibilidad para adaptarse a los plazos de los clientes, supone toda una novedad para la industria cántabra, ya que es la primera de sus características que existe en la región y permitirá defender la estabilidad de la plantilla de forma de modo que la empresa estará preparada para implantar el tercer turno cuando mejore la situación económica.

La plantilla está compuesta actualmente por 16 personas. Según indica en una nota Javier Mesón, director gerente de Matrican, la nueva inversión es 'un paso más' en su apuesta por mejorar la competitividad de la empresa, con 'nuevas medidas automatizadas que garantizando su alta calidad habitual, les permita ajustarse a las necesidades de los clientes en plazos y precios con flexibilidad y agilidad'.

Los moldes que se fabrican en la fábrica de Matrican están dirigidos a amplios sectores productivos: armamentístico, óptico, medicina, farmacéutico, automóvil, mobiliario urbano, mobiliario interior, higiene buco-dental, etc. alcanzando sectores tan diferentes como el de joyería y relojería.

Esta diversidad es precisamente una de los 'puntos fuertes' de la entidad ya que, según el director general, 'nos permite adaptarnos permanentemente a las necesidades del cliente y competir dentro y fuera de nuestras fronteras'.

Matrican, empresa creada en 1974, fue adquirida por su actual propietario, Javier Mesón, en 2008. Desde entonces, su objetivo ha estado dirigido en proyectar a Matrican fuera de la región y comenzar a dar pasos en el mercado internacional. En la actualidad las ventas directas al exterior representan el 17% de su facturación.

El 80% restante procede de clientes que a su vez venden en el exterior, por lo que prácticamente la totalidad de los productos que se realizan en la planta de Guarnizo, que cuenta con 1.500 metros cuadrados construidos en una parcela de 3.000 metros cuadrados, termina en manos foráneas.

En este sentido, Javier Mesón, recuerda que todo el proceso de creación del producto, desde el diseño hasta su fabricación se realiza en Cantabria.

Actualmente, Matrican exporta sus productos a la mayoría de los países europeos, pero entre las previsiones de la empresa para los próximos meses figura la penetración en los mercados latinoamericano y Canadiense.

La apuesta de Matrican, empresa asociada a la patronal del metal, Pymetal, es un ejemplo más de que la industria es un motor estable para la actividad económica de la región, con empresas que siguen manteniendo y creando empleo.