La economía mantuvo un ritmo de caída del 0,4 % pese a la mejoría del consumo

La economía volvió a caer el 0,4 % entre julio y septiembre, lo mismo que el trimestre anterior, a pesar de la recuperación del consumo privado, que registró un tímido avance achacable al adelanto de las compras de bienes duraderos previo a la entrada en vigor de la subida del IVA.

De acuerdo con las proyecciones publicadas hoy por el Banco de España, el consumo de los hogares avanzó el 0,1 % en el tercer trimestre, frente a la caída del 0,9 % del segundo trimestre, si bien la entidad cree que es una recuperación transitoria y que en el último cuarto del año volverá a caer.

Según sus previsiones, la renta de los hogares seguirá bajando a corto plazo, debido a la debilidad del mercado de trabajo y al repunte de la inflación, lo que se traducirá en caídas adicionales del consumo en los próximos trimestres, puesto que cree que a las familias no les queda mucho margen para estirar sus ahorros.

La inversión empresarial no ha subido, pero se ha estabilizado, lo que el Banco de España atribuye también a un efecto pasajero: el plan de pago a proveedores puesto en marcha por el Estado en mayo y junio para saldar deudas pendientes de las autonomías y ayuntamientos.

Según la entidad, el programa podría haber aliviado la situación financiera de algunos empresarios, pero difícilmente habrá supuesto una mejora permanente del clima de incertidumbre que rodea a la inversión empresarial.

El gasto de las administraciones públicas se contrajo más que en los dos trimestres precedentes, en especial el gasto farmacéutico tras la entrada en vigor en julio del nuevo modelo de copago de las recetas de la sanidad pública.

También el empleo asociado a las administraciones públicas intensificó su ritmo de caída en el tercer trimestre.

La entidad estima que en el tercer trimestre se ha incrementado ligeramente la tasa de paro desde el 24,6 % alcanzado en el segundo trimestre, puesto que se ha intensificado la destrucción de empleo en todas las ramas de actividad.

El crecimiento aportado por el sector exterior se ha moderado, ya que a pesar del empuje de las exportaciones, se ha producido una recuperación transitoria de las importaciones por el adelanto de compras ante la subida del IVA.

Este hecho ha propiciado también una mejora de la producción industrial para hacer frente a un aumento transitorio de los pedidos, situación que se podría prolongar en el sector del automóvil por la puesta en marcha desde el 1 de octubre del Plan PIVE que incentiva la compra de vehículos eficientes.

Por otra parte, el Banco de España no descarta que el déficit público supere el objetivo marcado para este año (6,3 % del PIB), algo que de producirse cree que podría obligar a adoptar medidas adicionales que permitieran su cumplimiento.

No obstante, reconoce que las medidas extraordinarias de julio aún no se han reflejado en las cuentas del Estado ni por el lado de los ingresos, ya que la subida del IVA entró en vigor en septiembre, ni por el de los gastos, puesto que la eliminación de la paga extra de los empleados públicos tendrá efecto en diciembre.

Hoy también se han publicado las previsiones actualizadas del panel de expertos de la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas), según el cual el Gobierno no podrá cumplir los objetivos de déficit comprometidos para este año y el siguiente, ya que en 2012 llegará al 6,9 % del PIB y en 2013 al 5,1 %.

Además, empeora su pronóstico macroeconómico para el próximo año debido a unas peores expectativas respecto al comportamiento de la demanda nacional, con lo que prevé que la economía se contraerá el 1,5 % y la tasa de paro se elevará al 26,1 %.

Los mejores vídeos