La dirección y el comité de Seat ponen a Martorell de ejemplo de flexibilidad

El vicepresidente ejecutivo de recursos humanos de Seat, Josef Schelchshorn, y el presidente del comité de empresa de la fábrica de Martorell (Barcelona), Matías Carnero, de UGT, han exhibido hoy cordialidad y han puesto el convenio colectivo firmado en enero como ejemplo de flexibilidad en beneficio mutuo.

Ambos han participado en la XXVII edición de las Jornadas de Automoción que organiza en Barcelona la escuela de negocios IESE y la auditora KPMG.

Carnero, aplaudido en varias ocasiones por el auditorio, formado por directivos del sector de la automoción, ha puesto ese acuerdo como un ejemplo de buenas relaciones laborales sin tener que aplicar la reforma laboral aprobada en España.

Ha recalcado, asimismo, que la reforma laboral no tiene lugar en Seat, porque ello generaría 'más conflictividad', y ha culpado a esta nueva legislación del crecimiento del número de parados en España.

Por su parte, el directivo alemán ha destacado que 'hace diez meses' que no hay ninguna huelga en Seat y ha razonado que 'la clave es compartir responsabilidades' y lograr la confianza mutua.

Ambos han hablado acerca de la diferente 'densidad sindical' en Alemania y en España, un 90 % de afiliación entre los trabajadores germanos frente al 18 % en España, y la paradoja de que en España se convoquen más huelgas.

El directivo alemán de Seat ha asegurado que, aunque los sindicatos actúan de manera distinta en uno y otro país, fueron capaces de sellar un acuerdo en Martorell con UGT.

Carnero, por su parte, ha recordado que, al contrario de lo que sucede en el conjunto de España, el 85 % de los trabajadores de Seat están afiliados a algún sindicato, y ha defendido que ese grado de afiliación ayuda al papel que juegan los sindicatos, una tesis compartida por el directivo alemán.

El sindicalista, por su parte, ha reivindicado, entre risas de los asistentes, que aunque los sindicalistas españoles no son tan ordenados como los alemanes, sí son más creativos, y ha puesto como ejemplo el concepto de la 'bolsa de horas'.

Asimismo, ha lamentado que la canciller alemana, Angela Merkel, reciba a los sindicatos y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no haya sido capaz de ello.

El nuevo convenio colectivo de Seat, que está en vigor hasta 2015 recoge, por primera vez, una formula salarial que tiene en cuenta el IPC real y los resultados de la empresa, e incorpora la posibilidad de mantener abierta la fábrica hasta un máximo de 328 días al año.

El vicepresidente ejecutivo de recursos humanos de Seat ha subrayado que los sindicatos españoles tienden siempre a reivindicar un aumento del IPC y que los sindicatos alemanes velan más por el largo plazo, pero ha destacado la buena relación con Carnero y el grado de colaboración entre sindicatos y empresa en Seat.