La DGT sí que sufre atascos

Los trabajadores de la DGT se han plantado. La situación que viven en algunas jefaturas provinciales de Tráfico es “límite". Faltan funcionarios y cualquier conductor que vaya a hacer un simple trámite tendrá que pasar horas.

La DGT sí que sufre atascos
La DGT sí que sufre atascos

Ni el mismo Kafka hubiera descrito lo que ocurre en algunas jefaturas provinciales de Tráfico. En Madrid, por ejemplo, sólo existen unas oficinas (en Arturo Soria), para atender a casi tres millones de conductores. Renovación de carné, cambio de domicilio, duplicados, bajas de vehículos... Todos los trámites tienen algo en común: te costará horas realizarlos. Según los propios datos de Tráfico, por la Jefatura de Madrid –de 8.30 a 17.00 horas- pasan cada día unas 2.200 personas. Están literalmente colapsados y los conductores han llegado a esperar más de tres horas para que les atiendan. ¿Por qué? En Madrid, actualmente, hay 100 plazas sin cubrir sobre una plantilla de 306 trabajadores. No es el único caso: se calcula que la DGT tiene que cubrir más de 600 puestos. Por eso, CC.OO. convocó ayer diversos paros en las distintas jefaturas de tráfico de toda España. Según aseguran, existe un “malestar de los empleados públicos de la Dirección General de Tráfico ante la precaria situación de sus condiciones de trabajo, el deterioro del servicio público que prestan y una injustificable discriminación retributiva con los incentivos al rendimiento".El tema no es nuevo. En febrero, la propia Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (Ganvam) remitió una carta a Tráfico para denunciar las largas colas y tiempos de espera que se producen en sus centros. Para CC.OO., la DGT, “lejos de adoptar medidas tendentes a mejorar esta situación, se encarga de “añadir más presión a la que ya de por sí vienen sufriendo los empleados públicos, introduciendo una discriminación retributiva con los incentivos a la productividad que está generando un malestar". Por su parte, Tráfico asegura que sus empleados están echando muchas horas extras para remediar la situación. Además, estudia abrir nuevos centros: Madrid podría contar con jefaturas en Alcalá de Henares, Alcorcón y Pozuelo, pero no será hasta el próximo año. Además, Internet podría servir de válvula de escape. Según comunicó hace tiempo el director de Tráfico, Pere Navarro, hay dos vías para solucionar los problemas: reducir los trámites simplificando documentos y procedimientos y apostar por la informática. Quieren utilizar conexiones informáticas con fabricantes, vendedores, gestores, autoescuelas, centros de reconocimiento médico, oficinas bancarias y otros organismos de la Administración para potenciar la realización de tramitaciones y comprobaciones “on line".

En la actualidad, sólo dos agentes de la Guardia Civil deben controlar 163 km de carretera. También las autoescuelas denuncian la falta de examinadores para el carné.
¿Has sufrido la burocracia de Tráfico? ¿Qué otros puntos deben mejorarse?

Hazte oír y reclama tus derechos:
Participa en nuestros foros.