La DGT propone endurecer su política

El parque automovilístico crece imparable y los accidentes mortales se han incrementado de forma violenta hasta alcanzar cifras tan históricas como siniestras. Desde la DGT se buscan soluciones. El problema es de todos, y eso implica a todos los gobiernos y a todas las políticas, incluyendo las municipales, de las que depende la seguridad vial urbana.

La DGT propone endurecer su política
La DGT propone endurecer su política

Condicionar las inversiones que hace la DGT y, de esa forma, implicar más a los municipios en materia de seguridad vial urbana. Ese es el “plan tipo" que, desde la misma Dirección General de Tráfico, ha propuesto su director, Pere Navarro, ante la Comisión de Interior del Congreso de los Diputados.Sería una política de seguridad vial cuyos cimientos se basarán, fundamentalmente, en el desarrollo del carné por puntos y en la implantación de más radares fijos hasta ascender, a finales de año, a 125 en lugar de los 37 que existen actualmente. Además, los 181 radares móviles con los que cuenta la Guardia Civil se verán ampliados en 2006 hasta sumar 240 y, al siguiente año, la cifra alcanzará los 300. Sólo durante los meses de agosto y septiembre, las infracciones detectadas por estas “antenas" se redujeron en un 40 por ciento. En cuanto al carné por puntos, y pese a que entrará en vigor durante el segundo semestre del próximo año, a principios de enero comenzará a difundirse la campaña de información, que costará ocho millones de euros.Igualmente, Navarro expuso otros “retos", como la creación de una Comisión Autonómica Vial que, en referencia a ese “plan tipo", trataría de llevar la seguridad vial a los municipios, donde ocurren la mitad de los accidentes de tráfico. También a las empresas: en el 40 por ciento de los casos, los siniestros ocurren en los desplazamientos de entrada o salida al trabajo e, incluso, durante la misma jornada laboral.El “estudio" de los vehículos de dos ruedas y el endurecimiento de los delitos penales de tráfico completarían dichos retos para una política de movilidad envejecida que, en los últimos diez años, ha visto cómo los accidentes se incrementaban en un 25 por ciento. La realidad impera, y, en ese mismo periodo, cabe tener en cuenta que el parque automovilístico ha crecido en 9 millones de vehículos y los desplazamientos por carretera han aumentado un 40 por ciento. Dicho porcentaje encierra otra estadística a estudiar: del 80 por ciento de los fallecidos en carretera, tres cuartas partes perecieron en vías secundarias. El restante 20 por ciento feneció en ámbito urbano. Mientras que Víctor Mayoral, del PSOE, tildaba de “acierto" el tratamiento penal de los delitos de tráfico y abogaba por abordar la cuestión también desde la vía administrativa, Federico Soubirón, del PP, calificaba de “barbaridad" el dinero destinado a la campaña de información del carné por puntos. Por su parte, Jordi Jané, de CiU, reclamaba un pacto de estado en materia de seguridad vial en el que se implique el mismo presidente del Gobierno. Otra de las “espinas" fue la convalidación de los permisos de conducir con terceros países. Tanto CiU, como PP y CC reclaman la realización de alguna prueba práctica para conseguirlo.En tres de cada cuatro accidentes de tráfico, al menos uno de los conductores infringió alguna norma circulación. Así de simple es la estadística que ha puesto de relieve la DGT y que ha sido constatada por las investigaciones realizadas por los agentes de vigilancia en las carreteras.Invadir la calzada contraria, no respetar las señales de ceda el paso, incumplir la distancia de seguridad…. Esas y no otras son las principales causas de accidente durante el pasado año 2004, frente al 15 y 30 por ciento que representan el exceso de velocidad o la ingestión de bebidas alcohólicas respectivamente.Un total de 6 de los 25 estados miembros de la UE –Eslovaquia, Finlandia, Italia, Grecia, Lituania y Suecia- ya se han comprometido a que los automóviles que fabriquen a partir de 2009 estén equipados con un receptor GPS que incluirá una nueva tecnología conocida como “eCall". Éste conectará con los servicios de emergencia 112 desde cualquier punto de Europa y podrá ser accionado manualmente por algún pasajero o bien de forma automática gracias a un detector de la colisión. Dicha medida acortaría el tiempo de respuesta de los servicios de emergencia de un 10 a un 20 por ciento, lo que no sólo salvaría muchas vidas, sino que además lograría un ahorro de 2.000 a 4.000 millones de euros.