La DGT nos quitará el coche si no pagamos

El director general de Tráfico, Pere Navarro, ha afirmado de que uno de los planteamientos que se estudian de cara al proyecto de reforma del procedimiento sancionador es la retirada del vehículo en aquellos casos en los que se hayan agotado todas las medidas sancionadoras.

Pere Navarro, que realizó estas declaraciones durante su visita al Parque Infantil de Tráfico de Gijón el pasado viernes, en la que estuvo acompañado por la alcaldesa de la ciudad, Paz Fernández Felgueroso, y la concejala de Seguridad Ciudadana y Movilidad, Begoña Huergo, precisó que esto ya ocurre en algunos países europeos. Asimismo, señaló que, aunque cuando se puso en marcha el pasado 2 de diciembre la reforma del Código Penal, una de las mayores preocupaciones de la Dirección General de Tráfico (DGT) era la velocidad, pero se ha constatado que es mayor el problema del alcohol. Al respecto, apuntó que un 98 por ciento de las negligencias al volante son por superar los niveles de alcohol en sangre permitidos y sólo un dos por ciento responde a infracciones del límite de velocidad. Según Navarro, aunque se ha avanzado mucho y en la actualidad se hacen el doble de controles de alcoholemia, el problema del alcohol se está presentando "de forma machacona". No obstante, destacó que el número de controles positivos también se ha reducido a la mitad, aunque existe un problema de alcoholismo, "gente enferma que va a necesitar ayuda". Sobre las medidas sancionadoras, recordó al primer conductor al que se le retiró el carné de conducir tras la implantación del sistema por puntos, quien presumió ante los medios de comunicación de seguir teniendo las llaves de su coche. Navarro apuntó que fue este ciudadano quien dio la pauta de que, en aquellos casos en los que el conductor no haga caso de las medidas establecidas, habrá que requisarle el vehículo, como "último escalón" del procedimiento sancionador. Por otro lado, el director de Tráfico señaló a Gijón como un "una ciudad que luce" y que es un "referente" en España en políticas de seguridad vial y movilidad, en la que "se nota" que llevan años trabajando en esta materia. Al respecto, subrayó que la primera condición para que la seguridad vial funcione es que esté ordenada, una tarea "que no es fácil" porque el espacio es limitado y en él deben tener cabida vehículos privados, peatones, distribución de mercancías y transporte público.En este sentido, Navarro explicó que la DGT va a potenciar los planes municipales de seguridad vial, puesto que es en este ámbito donde surgen más problemas relacionados con atropellos, disciplina semafórica o ciclomotores, y añadió que en España hay 23 millones de conductores, por lo que la seguridad vial "es un tema de todos" y una cuestión de "valores". Por tanto, a su juicio, se trata "de civismo, de convivencia y de pensar en los demás" y por eso se ha colocado esta materia dentro de la asignatura de Educación para la Ciudadanía, "porque los expertos dicen que si se enseñan valores la seguridad vial entra sola". Por su parte, la alcaldesa resltó la importancia de la labor que se realiza en el Parque Infantil de Tráfico, por el que pasan al año 12.000 niños gijoneses, porque "lo que se haga con la formación de los más pequeños en el futuro tendrá una repercusión muy positiva".