La DGT impondrá servicios mínimos en la huelga de examinadores

Tras anunciar los examinadores que prolongan sus huelgas a lo largo de todo este año y el próximo, la DGT no ha tardado en reaccionar. Asegura que habrá servicios mínimos para contrarrestar el efecto de la huelga y empieza a hablar de privatizar los exámenes.

Los lunes, miércoles y viernes desde el próximo 24 de septiembre hasta el 5 de octubre serán jornadas de huelga; a partir de esta fecha los paros se establecerán todos los martes y viernes hasta el próximo mes de diciembre, inclusive. Después, durante 2002, cada martes y viernes también registrarán paros.

Con estas acciones, los examinadores de Tráfico reclaman un complemento específico de 680.000 pesetas anuales, una subida que, según aseguran, está estancada desde 1992. Además, solicitan la creación de una nueva escala de Técnicos de Tráfico, un nuevo sistema de protección y la modificación de la ficha de exámenes para que recoja la firma del examinador.

La DGT, bastante cansada de este conflicto, ha dejado claro que habrá servicios mínimos para hacer frente a las huelgas. En declaraciones al diario ABC, Carlos Muñoz-Repiso, director general de la DGT, ha señalado que los servicios mínimos obligatorios podrían llegar al 50 por ciento.

Desde las autoescuelas se ha puesto el grito en el cielo ante la extensión indefinida de los paros. Exigen que se privatice cuanto antes el servicio de exámenes, de modo que empresas privadas sustituyan a los funcionarios de la DGT.

Hasta ahora, la Administración se había negado a dar oídos a esta propuesta. Sin embargo, por primera vez, Muñoz-Repiso ha dejado entrever que se baraja la posibilidad de privatizar el servicio. "Aunque yo siempre preferiré, y apostaré, por que los exámenes sigan estando dentro de las competencias del estado".