La demanda de crudo no aumentará tanto como se preveía

La crisis económica sigue acechando a todos los mercados. La AIE ha tenido que reducir a la baja la estimación de la demanda mundial de crudo para 2002, que se sitúa ahora en 76,63 millones de barriles diarios, un 0,3 por ciento más que en 2001. Un débil incremento frente a lo que se preveía inicialmente.

La crisis económica ha provocado una demanda mundial de petróleo menor de la que se esperaba, lo que ha obligado a la Agencia Internacional de la Energía (AIE) a revisar a la baja su estimación de crecimiento de la demanda de crudo en 2002. El organismo cifra ahora el aumento en 200.000 barriles diarios, frente a los 250.000 que había supuesto anteriormente.

La nueva previsión fija ahora una demanda global de 76,63 millones de barriles al día durante este año, lo que supone un 0,3 por ciento más que en 2001. No obstante, la AIE mantendrá la estimación prevista de demanda para 2003, donde se espera un crecimiento de 1,1 millones de barriles, es decir, un 1,5 por ciento más que en 2002.

Hasta la fecha, la demanda de crudo no ha dejado de aumentar en la última década: en 1991 era de 66,5 millones de barriles y en 2003 se espera que sea de 77,2 millones.

El nuevo secretario general de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), Álvaro Silva, ha querido ser optimista al respecto, señalando que "esperamos una reactivación económica que coincidirá con el aumento estacional de la demanda de crudo. El invierno occidental traerá un gran aumento del consumo". Asimismo, el máximo mandatario de la OPEP confirmó también que dicha recuperación económica provocará un alza en los precios del petróleo, "que actualmente son bastante bajos".

La propia OPEP ha considerado que, pese a los últimos informes publicados, el mercado mundial está bien surtido de crudo. La AIE también corrobora esta afirmación a través de sus datos, ya que la producción mundial de petróleo creció en julio 800.000 barriles diarios, liderada por el cartel petrolero.

Sin embargo, entre los analistas persiste la incertidumbre, puesto que cifraban un incremento de 21,7 millones de barriles diarios en la producción oficial de crudo a partir de septiembre y el actual ritmo de la OPEP parece que no logrará alcanzar esta cifra.

Petrobras encuentra un nuevo yacimiento
Por otra parte, la compañía energética brasileña Petrobras ha anunciado el descubrimiento de un nuevo yacimiento de crudo a 80 kilómetros del litoral del estado del Espirito Santo, al sur del país.

La reserva es de unos 600 millones de barriles, estimándose la producción en 20.000 barriles diarios. El nuevo pozo tiene una profundidad de 1.250 metros y de él emana petróleo de 17 grados API, según ha informado la propia compañía estatal.

El anuncio del nuevo hallazgo ha provocado que las acciones de la petrolera subieran en la Bolsa de Sâo Paulo un 4 por ciento, impulsadas también por el acuerdo de ayuda financiera del Fondo Monetario Internacional a Brasil.