La crisis de VW, otro varapalo para la industria

General Motors, DaimlerChrysler, Porsche… y, ahora, Volkswagen. El conflicto en las plantas de esta última marca confirma, definitivamente, la crisis de la industria automovilística alemana. En España, la situación no es tan dramática, pero la incertidumbre entra en escena: Opel, de momento, ya ha anunciado 500 despidos en Figueruelas.

A Volkswagen se le acaba la “acción de oro”
A Volkswagen se le acaba la “acción de oro”

Los conflictos laborales no cesan entre los principales fabricantes del sector automovilístico europeo. Los problemas sacuden principalmente a las marcas alemanas, donde sindicatos y trabajadores han decidido hacer frente común a los continuos planes de reducción de costes. La última batalla ha estallado en el grupo Volkswagen.La cuarta ronda de negociaciones entre la cúpula de la empresa, presidida por Bernd Pischetsrieder, y representantes de la central del metal, IG-Metall, ha concluido tal y como se inició: sin acuerdo. Y eso que el sindicato ha renunciado a última hora al incremento salarial del cuatro por ciento que exigía desde el principio. El consorcio germano es muy claro. No entrará en conversaciones sin la aprobación de una plan de reducción de costes laborales del 30 por ciento hasta el año 2011. Con ese objetivo, la empresa ha aplazado las deliberaciones hasta el próximo día 28 de noviembre, fecha en que la firma divulgará sus resultados trimestrales.De no alcanzarse un acuerdo para ese día, el conflicto podría estallar. Los influyentes sindicatos alemanes amenazan ya con fuertes huelgas a finales de noviembre, mientras que el jefe de finanzas de Volkswagen, Hans Dieter Poetsch, anuncia que más de 30.000 empleos corren peligro.Mientras, la situación del grupo alemán en España no parece tan complicada, aunque sí se ha visto afectada por el descenso de las ventas de automóviles en Europa. De momento, su planta de Navarra, situada en Landaben, cerrará el ejercicio 2004 con una producción de 233.000 unidades del modelo Polo, una cifra que coincide con la previsión de comienzos de año, pero que es superior a las expectativas anunciadas en el mes de abril. No obstante, el descenso de las ventas obligará a que la factoría de Pamplona cierre los días 12 y 15 de noviembre para reajustar los volúmenes de producción. Donde se agravan los problemas es en la planta que General Motors tiene en Figueruelas (Zaragoza). Allí, la dirección de Opel ha anunciado la eliminación de 500 puestos de trabajo, un centenar menos de los previstos inicialmente.Aun así, fuentes sindicales reconocen que “hay incertidumbre y angustia entre los trabajadores; nadie sabe si le tocará a él o a otro, pero a alguien llegará". Considerada la locomotora de la economía aragonesa, la factoría de Figueruelas abastece de trabajo a más de un centenar de empresas auxiliares, que emplean en total a más de 6.000 trabajadores.

Los mejores vídeos