La crisis de GM llega a España

La “mala salud" de General Motors al otro lado del Atlántico está afectando al empleo en España. UGT acaba de denunciar que durante este año se perderán más de 1.000 empleos en Zaragoza, en gran medida por los malos resultados de la automovilística.

GM anuncia pérdidas millonarias
GM anuncia pérdidas millonarias

General Motors acaba de anunciar sus resultados del segundo trimestre y, sorpresivamente, no han sido buenos, nada buenos. El gigante norteamericano ha registrado unas pérdidas de 286 millones de dólares y acumula unos números rojos en lo que va de año que ascienden a 1.390 millones. El golpe a las expectativas de GM ha sido muy duro, pues los analistas pronosticaban ganancias. Estas frías cifras, que parecen tan lejanas, tendrán su influencia negativa en España en los empleos que genera la planta aragonesa de Figueruelas, donde GM ensambla sus modelos bajo la marca Opel. De hecho, la Federación del Metal, Construcción y Afines de UGT (MCA) ha pronosticado que el sector del metal del automóvil de la provincia de Zaragoza perderá este año 1.002 empleos directos, de los 17.404 que había en 2004.La razón principal hay que buscarla en el expediente de regulación de empleo de General Motors en la citada factoría de Figueruelas.Según datos de este sindicato, en los primeros seis meses del año se eliminaron 414 puestos de trabajo y hasta fin de 2005 se reducirán 588 más. Con estas pérdidas, el número de empleados del sector será de 16.402, cifra muy cercana a los 16.323 empleos de 2001, la cantidad más baja en los últimos años. De los algo más de 1.000 trabajos que se perderán en 2005, 350 corresponden a la planta de Figueruelas, 230 a proveedores de la compañía y el resto a otras empresas que arrastraban ajustes de plantilla de ejercicios anteriores.Esta tendencia de destrucción laboral no va a desaparecer, pues esta central sindical vaticina que en el primer trimestre de 2005 se suprimirán otros 300 empleos, como consecuencia de que continuarán los efectos del expediente de GM y de que no se prevé un aumento significativo de las ventas de coches. Volviendo a los resultados de GM, el mercado norteamericano sigue lastrando las cuentas de la compañía. Sólo en los Estados Unidos, ha registrado unas pérdidas de 1.190 millones de dólares, mientras que en el resto de emplazamientos de la marca –Europa, Asia y Latinoamérica- se han obtenido beneficios.GM achaca sus números rojos en los EE.UU. a los bajos volúmenes de producción, a una línea de productos poco favorable, a un aumento de los precios de las materias primas y, esencialmente, a los elevadísimos costes sociales, que, en opinión de Rick Wagoner, presidente de la automovilística, “siguen siendo una gran carga para poder mostrarnos competitivos". Una de las pocas buenas noticias vino desde el Viejo Continente, donde, por primera vez en cinco años, se ha cerrado un trimestre con ganancias. Exactamente 37 millones de dólares frente a las pérdidas de 45 millones de dólares del mismo ejercicio del año pasado.

Los mejores vídeos