La Comisión Europea investiga el destino de las ayudas del Gobierno italiano a Iveco

La UE dice que si el desarrollo de un nuevo modelo se considera como investigación, entonces todas las marcas podrían pedir ayudas por cada vehículo nuevo que lancen al mercado.

La Comisión Europea ha abierto una investigación, porque duda de que las ayudas concedidas por las autoridades italianas al fabricante Iveco fueran subvenciones a la investigación y desarrollo. Con un importe de más de 16 millones de euros (unos 2.670 millones de pesetas), las ayudas se destinaron a un proyecto, llevado a cabo entre 1994 y 1999, para renovar y ampliar la línea de vehículos ligeros del fabricante. El asunto es que, entre las distintas ayudas comunitarias al sector automovilístico, se encuentran las estatales a la investigación y el desarrollo; y la Comisión tiene dudas sobre la calificación del proyecto de Iveco como "investigación precompetitiva o industrial", según se informa en un comunicado emitido por el Ejecutivo europeo. "Si el desarrollo de un nuevo modelo de vehículo —explica el comunicado— se considera como investigación industrial o precompetitiva, todas las empresas de vehículos podrían reclamar ayudas a la investigación o desarrollo por cada modelo que presenten en el mercado". "Las autoridades italianas tendrán que demostrar que se trata de ayudas necesarias para incentivar el sector, y no subvenciones operativas", añade el comunicado.
Iveco, perteneciente el grupo Fiat, facturó, en 1998, 6.700 millones de euros (alrededor de un billón de pesetas), generados por sus ventas de 137.000 vehículos comerciales y 363.000 motores, fabricados en sus 29 plantas de producción.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.