La CE propone ayuda de 1,3 millones a parados de sector del metal en P. Vasco

La Comisión Europea (CE) ha propuesto hoy conceder una ayuda de 1,3 millones de euros del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización para 500 trabajadores del sector del metal despedidos en el País Vasco.

Las autoridades españolas habían solicitado esos fondos para ayudar a antiguos trabajadores de 423 pequeñas y medianas empresas que fabrican productos metálicos, señaló la CE en un comunicado.

La propuesta del Ejecutivo comunitario será examinada por el Parlamento Europeo y al Consejo de Ministros de la UE para su aprobación.

El comisario europeo de Empleo y Asuntos Sociales, Laszlo Andor, destacó que esa asistencia 'demuestra la solidaridad de la UE' con algunas de las personas que 'más han sufrido las consecuencias de la crisis económica'.

Afirmó que también puede ayudar a los trabajadores despedidos a encontrar un nuevo empleo.

La solicitud española se refería a 1.106 trabajadores despedidos de 423 empresas del País Vasco fabricantes de productos metálicos manufacturados, de los que finalmente 500 recibirán la ayuda del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización.

En concreto, la asistencia europea les ayudará en la elaboración de perfiles, la orientación profesional, el asesoramiento para la creación de empresas o el establecimiento por cuenta propia, varios tipos de formación y reciclaje, o ayuda en la búsqueda de empleo.

La CE calcula que el coste total de este conjunto de medidas asciende a aproximadamente dos millones de euros, de los que el Fondo europeo aportará 1,3 millones.

Bruselas recordó que el sector de los productos metálicos es un importante proveedor de numerosas actividades manufactureras -en particular los sectores de la construcción naval, de la construcción y del automóvil- que han sufrido de lleno el impacto de la crisis económica, especialmente en España.

Así, como consecuencia de la crisis, apuntó que en 2009 la demanda y producción de metal y productos metálicos disminuyó en España un 24,6 % y un 23,3 %, respectivamente, en comparación con 2008.

Aunque estas actividades manufactureras empezaron a recuperarse en el primer trimestre de 2011, la producción de ambos sectores volvió a disminuir de forma significativa en el segundo semestre del año, recordó la CE.

Señaló que esa nueva caída tuvo 'graves consecuencias' para el empleo en España, donde se perdieron más de 180.000 puestos de trabajo en el sector del metal en 2009 y otros 60.000 en 2010.

El Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización se creó en 2006 'como prueba de solidaridad' para ayudar a reintegrarse lo más rápido posible en el mercado laboral a las personas que han perdido su puesto de trabajo.

Los mejores vídeos