La carretera depende demasiado de criterios políticos

Según el Presidente de la Asociación Nacional de Industriales de Pantallas y Dispositivos Anti-Ruido, Dámaso Alegre, el 70 por ciento de las pantallas antirruido instaladas en los márgenes de las carreteras españolas "no sirven para nada o su eficacia no justifica su inversión". Es tan sólo un ejemplo de la dependencia de las infraestructuras de los criterios políticos que han denunciado hoy diversos especialistas en equipamiento viario.

Jesús de Benito Sanz, director gerente de Fabricación y Aplicación de Pinturas Especiales S.A, ha asegurado que "parece que la Administración castiga por gestionar las carreteras, porque éstas se encuentran muy saturadas, mientras que en la empresa privada ocurriría lo contrario: si algo está muy demandado, se fomentaría".

Otros expertos, reunidos hoy en un seminario organizado por la Asociación Española de la Carretera titulado "El Equipamiento Viario y su Incidencia en la Seguridad del Tráfico", también han mostrado su opinión al respecto y han aportado algunos datos muy relevantes de cómo con una pequeña inversión se podría reducir notablemente la siniestralidad en nuestras vías.

Para el Director de Área de la Asociación Española de Fabricantes de Sistemas Metálicos de Protección Vial, Sergio Corredor Peña, "cuesta lo mismo construir 100 kilómetros de carretera sin ninguna protección, que 99 protegidos con barreras metálicas de seguridad".

Esta falta de inversión se hace más patente por la noche, ya que, cuando se pone el sol, el tráfico se reduce a un 25 por ciento, pero se producen más del 40 por ciento del total de los accidentes. En este sentido, José Ignacio Urraca, de la Asociación Nacional de Fabricantes de Luminarias, ha subrayado que "si un tramo de carretera la intensidad de tráfico es tal que obliga a circular permanentemente con luces cortas, debe instalarse alumbrado público", una situación que en nuestro país está muy lejos de hacerse realidad, ya que, según ha destacado, cuando esta inversión recae en los ayuntamientos se ve sometida a los vaivenes políticos y la dotación en carreteras suele variar cada cuatro años, al ritmo de las elecciones.

Los mejores vídeos