La carrera ilegal de Sevilla, sin denuncias

Las autoridades encargadas de investigar la muerte de un niño de 9 años en una carrera ilegal que se celebró el pasado fin de semana en Sevilla desconocen si había denuncias previas acerca de esta actividad ilícita.

El concejal de Gobernación del Ayuntamiento de Sevilla, Francisco Fernández, ha pedido a la Policía Local de la capital andaluza que abra una investigación para esclarecer los hechos que rodean el fallecimiento de un menor el pasado fin de semana. Al parecer, el niño murió en el transcurso de una carrera ilegal de coches.

Según le consta a Fernández, no hay denuncias formales sobre estas carreras, a pesar de que varias personas que realizan aeromodelismo en las inmediaciones aseguran que, en ciertas ocasiones, ya habían escrito al Ayuntamiento denunciando la situación.

Los hechos ocurrieron el pasado día 5, cuando un menor fue atropellado por un coche que participaba en una carrera ilegal. El chaval falleció en el acto y el conductor del vehículo resultó con heridas leves y fue trasladado a un hospital del que salió el pasado martes. Desde este día, permanece detenido.

Según el titular sevillano de Gobernación, el “comportamiento irresponsable" de dos personas tuvo como consecuencia la muerte de un niño, pero, como se produjo en una propiedad privada, la Policía no puede hacer nada mientras no haya una denuncia formal.

Tras la evacuación del cadáver del niño, los policías empezaron a tomar declaración a las personas que se encontraban allí y ya han abierto una investigación al respecto. A finales de esta semana o comienzos de la próxima se conocerán los detalles de la misma. Los Mossos d’Esquadra ya no saben qué hacer con Joan M.R., de 57 años y vecino de Vic (Barcelona). Ha sido detenido 17 veces en los últimos tres años por conducir ebrio y sin permiso de conducir. El infractor es repartidor de profesión y, a pesar de ello, no tiene licencia de conducción.
Lo preocupante del caso es que, en la mayoría de las ocasiones, no se ha presentado ante el juez en los juicios y, como la condena es la retirada del carné y no lo tiene, la Justicia catalana no puede hacer nada. El coche tampoco se puede inmovilizar porque está a nombre del hermano de este repetitivo infractor.