La calidad le saldrá barata a Chrysler

Chrysler se ha dado cuenta de lo cara que le puede resultar la falta de calidad en algunos de sus modelos. Así, la marca norteamericana, que gastó el año pasado 1.000 millones de dólares (1.147,05 millones de euros, 190.053 millones de pesetas) en revisiones de sus vehículos, quiere dar carpetazo a estos problemas y apostar por una mejora en los niveles de acabado de sus productos.

Una de las mejoras formas de llegar a los beneficios para los ejecutivos de Chrysler es evitando costes superfluos. Por eso, desde la cúpula de la automovilística se quiere acabar con el excesivo gasto que supuso el año pasado las llamadas a revisión de productos Chrysler, que costaron a la compañía algo más de 1.000 millones de dólares (1.147,05 millones de euros, 190.053 millones de pesetas).

Este dinero, calificado por fuentes de la compañía como "pecados del pasado", es el que se debe ahorrar a partir de esta campaña. Durante este año, siempre según fuentes de Chrysler, "tenemos llamadas a revisión pendientes, pero la mayoría tiene como motivo principal la calidad, no la seguridad. Estamos intentando hacer lo mejor para el consumidor".

El objetivo es equipararse en calidad a los fabricantes japoneses y dejar atrás al resto de los "Tres Grandes de Detroit" (General Motors y Ford). Por el momento, esto se está logrando, ya que las últimas encuestas sobre calidad realizadas en los Estados Unidos indican que los coches de Chrysler salían levemente mejor parados que los de Honda y por encima de los productos de GM y Ford.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.