La caída de ventas pasa factura a las fábricas españolas

No sólo caen las ventas de coches, también la producción y, por tanto, la cifra de matriculaciones se plasma en el trabajo de miles de personas. En el primer trimestre del año, se han aplicado más de 2.000 expedientes de regulación de empleo en las plantas españolas.

En el primer cuatrimestre del año, las fábricas automovilísticas españolas han bajado su producción en un 8,79 por ciento, un panorama que se repite en los distintos países de la UE (la caída en el Viejo Continente alcanza el 10 por ciento).

Las plantas paran motores y llega el momento de los expedientes de regulación de empleo. De enero a marzo, un total de 2.389 personas se vieron afectadas, lo que supone un incremento del 47,9 por ciento respecto al mismo período de 2002, el año en que España batía records continuos de ventas.

La Asociación Europea de Constructores (ACEA) asegura que la tendencia a la baja continuará y que la producción no se recuperará hasta el primer trimestre de 2003.

Valladolid, Zaragoza y Valencia, entre las mejores plantas de Europa
España es el tercer mercado productor de Europa y sus plantas comienzan a escalar puestos entre las de los países vecinos. La factoría de Renault en Valladolid, la de Opel en Zaragoza y la de Ford en Valencia ya se encuentran entre las diez más productivas del Viejo Continente (puestos 6, 8 y 10, respectivamente).

Eso sí, las plantas españolas están muy lejos de la efectividad de las factorías asiáticas. Por ejemplo, en Valladolid un empleado monta al año 77 vehículos, mientras que en la planta de Mitsubishi en Mitsushima (Japón) un trabajador es capaz de producir casi 180 coches al año.

En Europa, la fábrica más productiva se encuentra en Sunderland (Reino Unido), donde cada empleado de Nissan fabrica 95 coches al año, pero incluso esta fábrica ha notado el bajón de ventas: ayer sólo mil quinientas unidades salían de su línea de ensamblaje.