La caída de la producción de coches afectará al empleo

Juan Antonio Fernández de Sevilla, presidente de la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), ha lanzado una advertencia a la industria: si el descenso de la producción de vehículos en Europa continúa, las marcas podrían comenzar a reducir empleo.

El Salón del Automóvil de Barcelona ha sido el marco elegido por el presidente de Anfac, Juan Antonio Fernández de Sevilla, para lanzar las primeras advertencias: la producción de vehículos en la Europa de los Quince descenderá entre un 13 y un 15 por ciento este año. “Este porcentaje es preocupante, ya que todo esto se traduce en empleo", ha indicado De Sevilla.El sector automovilístico no crece en el Viejo Continente (de hecho, las ventas han descendido un 4,7 por ciento en marzo) y esta situación también preocupa a la patronal europea de los fabricantes. El secretario general de Acea, Iván Hodac, espera que la situación mejore durante el segundo semestre, aunque calcula que el descenso de las ventas en 2005 será del 2 por ciento.La creciente deslocalización de la manufactura influye negativamente en el contexto. Es este sentido, Eckhard Cordes, presidente del Mercedes Car Group, ha anunciado que el Clase E comenzará a ensamblarse en China a partir de 2006. “A medio y largo plazo, la fabricación de automóviles tiene que estar presente en China, debido a su enorme potencial", ha explicado. Por supuesto, la marca se asegurará de que la calidad del proceso de montaje sea similar a la europea, según indica el diario “El País".Esta competencia internacional podría traer la desaparición de varias fábricas en el Viejo Continente en un plazo de 15 años, según José Vicente de los Mozos, consejero delegado de Nissan Motor Ibérica. “No queda más opción que ser competitivos, para rivalizar incluso con nuestras propias plantas en Tailandia o China", ha señalado.Uno de los principales objetivos del representante de Nissan es reducir los costes en las factorías españolas y en la colocación final de sus productos en los puntos de venta europeos. De momento, el plan Top 07 -que pretendía recortar en un 30 por ciento los gastos globales, con el fin de colocar las fábricas españolas al nivel de la de Sunderland (la más rentable en el Viejo Continente)- alcanzará su meta un año antes de lo previsto, según indica el periódico “El Mundo".La industria española es muy consciente de los peligros que le acechan y de cuáles son las armas para combatirlos: productividad y rebaja de costes. La oferta de los fabricantes asiáticos y la amenaza de los países del Este, con mano de obra más barata y una mayor flexibilidad laboral, debe ser contrarrestada con una serie de mejoras que también implica al Gobierno. Éste debe proporcionar unas mejores infraestructuras, con el fin de que se avance en la logística y el transporte de los vehículos. Ésta es la opinión de José Manuel Machado, presidente de Ford España. “Una parte fundamental de lo que fabricamos en Almussafes (Valencia) está destinada a la exportación, por lo que es esencial mejorar la capacidad de trasladar los coches a los principales lugares de venta. El objetivo no puede ser otro que mejorar los actuales niveles de trabajo, tiempo y costes, si queremos hacer frente a la competencia exterior y a la de nuestras propias fábricas en otros países", ha añadido.Jonathan Browning, vicepresidente de GM Europa, ha asegurado que “hoy en día, todos los fabricantes buscan fórmulas para abaratar sus costes globales y mejorar así su competitividad. En España se ha avanzado mucho en este terreno, pero la distancia a los grandes núcleos de compra europeos, donde se vende buena parte de su producción, es un lastre", ha añadido.La Administración, que ya ha advertido a los fabricantes sobre los problemas que pueden llegar en un futuro, también tendrá que tomar nota de otras reivindicaciones. El presidente de General Motors España, Antonio Pérez Bayona, ha asegurado que en las próximas reuniones con el Ministerio de Industria se reiterarán las peticiones históricas de las marcas e importadores: una fiscalidad menos penalizadora y una mayor elasticidad en el marco laboral. “No es cierto que los países del Este se pondrán a nuestro nivel en el apartado salarial. Siguen siendo más baratos y su nivel de calidad es elevado; ahí está el problema", ha asegurado Pérez. A pesar de este poco alentador panorama, el presidente de Anfac se ha mostrado satisfecho con la situación del mercado español, que va camino de un nuevo ejercicio récord, según De Sevilla. Este escenario podría enturbiarse debido a la ausencia del Gobierno español en Cars21, un grupo formado por la Comisión Europea y representantes de las administraciones y del sector que diseñará la política de la industria automovilística en el Viejo Continente, según explica el diario “La Gaceta de los Negocios". De Sevilla ha señalado que la posición española “no es tan mala como pudiera parecer", aunque sí ha reconocido que “estaríamos mejor dentro".

En el mismo sentido se ha pronunciado Hodac, de Acea. “No significa nada que el Gobierno español no esté en Cars21; no están sentados directamente, pero Anfac sí está representada", ha añadido.